10 septiembre 2011

"Rebelión en el Liderazgo"

La gran mayoría de las iglesias de hoy tienen problemas con la rebelión en el liderazgo. Casi todos los pastor que yo conozco se queja de los problemas que tiene con su liderazgo. Ya se trate de personas que van y hacen lo suyo, o los líderes que hablan en contra del pastor, o los líderes perezoso simplemente que no hacen lo que se supone que todos son diferentes formas de rebelión.

No estoy diciendo que el pastor debe ser un fanático del control, o que cada acción de cada persona en la iglesia necesita la aprobación del pastor. Hemos tenido que en la iglesia también, y que no funciona. El pastor no tiene que dar a la gente el permiso para conseguir un trabajo, o comprar un coche. Sin embargo, él no necesita líderes que apoyan la visión que Dios le ha dado, en lugar de tratar de cambiar la visión de otra cosa.

¿Dónde esta la raíz de la rebelión? Y, ¿qué hacemos al respecto? ¿Cómo podemos evitar que la rebelión en la iglesia y el liderazgo de la destrucción de la iglesia?

En primer lugar, debemos entender que toda autoridad viene de Dios. Por lo tanto, toda rebelión comienza como una rebelión contra Dios. Es, literalmente, el mayor de los pecados. Antes de la fundación del mundo, la rebelión existió. Satanás, entonces conocido como Lucifer, comenzó una rebelión en el cielo, la planificación para derrocar a la posición de Dios de la realeza, y la tome por sí mismo.

¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones! 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, levantaré mi trono por encima de las estrellas de Dios, me sentaré en el monte de la congregación, a los lados del norte; 14 Subiré por encima de la alturas de las nubes, seré semejante al Altísimo. Isa 14:12-14

En un esfuerzo para lograr este objetivo, Lucifer lideró una rebelión contra el Rey de gloria. Él tuvo éxito en convencer a un tercio de los ángeles a unírsele en la rebelión. Sin embargo, no tuvo éxito. En lugar de derribar el Trono Santo de Dios, él mismo fue expulsado del cielo, para terminar aquí en esta tierra.

Y él les dijo: Yo veía a Satanás caer como un relámpago del cielo. Lc 10:18

Esta derrota no destruyó la rebelión de Satanás sin embargo. La semilla de la rebelión no muere rápidamente, y una vez que se arraiga en el corazón, es muy difícil de eliminar. Satanás continuó buscando una oportunidad para rebelarse contra su creador.

Cuando Dios le dio dominio sobre la tierra a Adán (Génesis 1:26 y 28), Satanás vio su oportunidad para intentarlo de nuevo. Puede que no sea capaz de tomar el trono de Dios fuera de Él, pero no pudo tomar el trono del hombre de distancia. Que le permitirían, al menos en cierta medida, para vengarse de Dios por darle patadas del cielo.

Satanás comenzó esta nueva rebelión, siguiendo un patrón similar a lo que hizo antes, en busca de compañeros de trabajo. Necesitaba ayuda para derrocar al príncipe de este mundo. Así, en lugar de atacar al príncipe, se fue después de la una bajo la autoridad del príncipe, Eva.

Al ir a Eva, Satanás podría lograr una de dos cosas, o incluso ambos al mismo tiempo. La primera posibilidad es que se podría utilizar para ayudar a Eva le cooptar a Adán en sus planes para la rebelión. Si esto no funciona, podría, como mínimo, porque la rebelión en contra de Adán. Aunque esta segunda posibilidad no era tan bueno, a los ojos de Satanás, como la primera, sería mejor que nada.

Satanás usó uno de los medios más comunes disponibles para fomentar la rebelión, el engaño. Él convenció a Eva de que el Rey de Reyes era injusto con ella y su marido, por ser deshonestos con ellos y la retención de algo de ellos que sería en su beneficio. También sembraron la semilla de duda en su mente que Dios no era digno de ser rey, y que tenía tanta habilidad y el derecho a ser rey, como Dios.

Y la serpiente dijo a la mujer: No moriréis: 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal. Gen 3:4-5

Después de escuchar las palabras de Satanás, Eva comenzó a justificar la rebelión que nació en su corazón. La justificación de uno mismo en la mente de uno siempre es parte del proceso de rebelión. Antes de actuar, parece que necesitamos para convencernos de que los pensamientos y sentimientos que tenemos son los correctos, y que la acción que estamos contemplando es la acción apropiada para responder al problema que estamos viendo.

Y cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto, y comió, y dio también a su marido con ella, y él comió. Gen 03:06

Había tres puntos diferentes en la que Eva se justificó. En primer lugar, "el árbol era bueno para comer", entonces, "era agradable a los ojos", y finalmente, "deseado para alcanzar la sabiduría." Al tener tres puntos diferentes, seguramente se convenció de que su rebeldía era correcta, y tomó las medidas.

Como puede ver, Satanás logra su objetivo. Eva se rebelaron contra Dios. Luego, siguiendo el sistema de Satanás, fue a engañar a su marido.

Adán se enfrentó a la decisión más dura que nunca. Tenía que elegir entre su mujer a quien amaba, y su Dios a quien amaba también. Siendo un hombre, optó por ponerse del lado de su esposa, y se llevó la rebelión contra el reino de Dios con el siguiente paso.

Dios, como el padre de final, sabía que esto iba a pasar y profetizó que en Génesis 2:24, cuando dijo: "Por tanto, dejará el hombre a su padre ya su madre y se unirá a su mujer, y se harán una sola carne . " Dios el Padre y el Espíritu Santo, como la madre, fueron los padres de Adam. Adán dejó a su padre ya su madre con el fin de ser uno con su esposa. Su decisión de unirse a su mujer era buena, pero su elección a la rebelión no fue así.

Debo decir aquí que Dios le dio el derecho a la libertad de elección a Adán cuando lo creó. Esto significa que Dios dio a Adán el derecho y la capacidad para rebelarse. Eso no quiere decir que Dios quería que él los rebeldes. Pero, con el fin de dar a Adán la capacidad de amar a Dios mismo, tuvo que dar a Adán la capacidad de elegir. Ahí es donde la capacidad de los rebeldes vinieron.

La rebelión de Eva no causó ningún cambio evidente. Dios no vino a la tierra, no hizo ninguna declaración, y no echarlos del Edén. Eso es porque ella estaba bajo la autoridad de su marido, y era su responsabilidad de tomar medidas. No fue sino hasta después de que Adán se unió a su rebelión que Dios tuvo que tomar medidas.

Toda rebelión se deriva de esta raíz de la rebelión de Adán y Eva contra Dios. Satanás tuvo éxito en la creación de una rebelión que ha durado hasta hoy, y de acuerdo con la profecía escrita en el libro del Apocalipsis, continuará por bastante tiempo.

La humanidad está viviendo bajo una maldición generacional de la rebelión, transmitido de generación en generación en generación. Se ha convertido en parte de la "condición humana" y parte de nuestro carácter. Crecemos rebelde porque vemos que el modelo que nos rodea. Los niños son rebeldes porque sus padres son rebeldes. Los padres son rebeldes porque sus líderes son rebeldes. Los líderes son rebeldes porque sus pastores son rebeldes.

Además de eso, muchas de nuestras naciones fueron fundadas en la rebelión. Los Estados Unidos fue fundada por los primeros colonos se rebelaron contra el Inglés. México fue fundado por el pueblo mexicano se rebeló contra España. La lista sigue y sigue, y sigue.

La rebelión es una parte tan integral de nuestras vidas que pensamos que es normal. Cuando nuestros hijos se convierten en adolescentes, esperamos que se rebele contra nosotros. Podemos incluso modificar las escrituras para dar cabida a esta creencia.

Instruye al niño en el camino que debe seguir, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Pr 22:06

Por favor note, esta escritura no dice nada acerca de la rebelión. Sin embargo, he escuchado este pasaje citado con más frecuencia para consolar a un padre cuyo hijo está en rebelión, que yo por cualquier otra razón. Lo decimos con más frecuencia con el significado de, "Instruye al niño en el camino que debe seguir, y después de sus años de adolescencia, cuando a través de la rebelión, que volverá al camino de Dios." Eso no es lo que dice la Escritura, que dice "no se apartará de él".

O, ¿qué tal el ejemplo de conducir un coche. Casi todos los creyentes que conozco, y todos los creyentes, con regularidad en coche más rápido que el límite de velocidad. Pasamos por alto la autoridad del gobierno sobre nosotros, a pesar de que las Escrituras nos dice que "estar sujetos a las autoridades sobre nosotros" (Tito 3:1).

Sería bastante malo si estas actitudes rebeldes sólo existía en el mundo, pero están en la iglesia. La mayoría de las iglesias, en vez de ser plantado por una iglesia madre, nacen de la rebelión.

Nunca es a los nuevos creyentes, o se divide a los cristianos insípidos que comienzan la iglesia. Siempre es un líder que causa el problema. Un pastor asociado, o un anciano, o incluso un líder de alabanza que la contrariedad con el pastor y la iglesia.

Por alguna razón, estos dirigentes decidan que la rebelión y la lucha son mejores soluciones que la sumisión y el perdón. Satanás trabaja en sus corazones hasta que deciden que una división es la única solución a su descontento, y todos los problemas en la iglesia. Ellos sienten que no hay ninguna razón para tratar de resolverlo con el pastor y en su lugar sienten que tienen que salir, tomar a otros con ellos.

Una vez que la rebelión se ha crecido lo suficiente en el corazón del líder, que trabajará para contagiar a otras personas. Este líder se empiece a hablar mal de el pastor y la iglesia a sus amigos dentro de la iglesia, tanto para racionalizar su comportamiento y de convencer a otros a unirse a él en su rebelión.

Aquí es donde la iglesia se divide vienen. Una semilla de la rebelión, dado el tiempo para crecer y madurar en el corazón de un líder, trae una cosecha de rebelión en la forma de una división en la iglesia.

Un pastor tiene que ser siempre conscientes de lo que los líderes de la iglesia están diciendo y las actitudes en sus corazones. Siempre es mucho más fácil de enfrentar a alguien en cualquier problema cuando es pequeño, en lugar de esperar hasta que el pecado surge en plena floración. La rebelión es fácil de detener cuando se encuentra en sus primeras etapas, pero cuanto más se espere para detenerlo, más un trabajo que es cambiar ese corazón de la persona.

Estos líderes tienen que entender (pero rara vez lo hacen) que si Dios quería que ellos tuvieran la iglesia, él le habría dado a los mismos. Él se la dio al pastor, porque quería que el pastor que en ese lugar. Si Dios quiere a alguien para pastorear una iglesia, Él los levantará, a prepararse, y bien el nacimiento de la iglesia, no la causa de una rebelión.

Tenga en cuenta que estas tres cosas que Satanás usa contra Eva son los mismos tres que los líderes en el uso de la iglesia para iniciar y justificar la rebelión en la iglesia. Volvamos un momento y mirar a ese verso.

Y cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto, y comió, y dio también a su marido con ella, y él comió. Gen 03:06

En primer lugar, Eva vio que "el árbol era bueno para comer". En otras palabras, era una buena cosa para desobedecer y rebelarse, porque lo que Dios le estaba diciendo que no era para su beneficio. La rebelión se obtendrían mayor beneficio para ellos que la obediencia.

Dios nos dice que "obedecer a las autoridades designadas por nosotros" (Heb 13:17). En español, es aún más claro que en Inglés, ya que dice que "obedecer a sus pastores." A pesar de esta advertencia, muchos se rebelan contra sus pastores. ¿Por qué? Porque se ve como una buena cosa que hacer. Los que están en rebelión racionalización en sus propias mentes que van a estar mejor en la rebelión que en la obediencia.

En segundo lugar, Eva vio que "el árbol era agradable a los ojos." Hizo un llamamiento a su vanidad y su sentido del decoro. No había nada espiritual aquí. Esta fue una reacción puramente carnal en el árbol.

La rebelión y la iglesia se divide también una reacción carnal. Satanás apela a la vanidad y el sentido del decoro de los que él ha elegido para iniciar la rebelión. Estas personas son capaces de racionalizar todo tipo de grandes razones por las que se rebele, y muchos de los cuales incluso suena como razones espirituales. Sin embargo, en la raíz, todo ello supone que se reducen a sus propios deseos carnales.

Por último, Eva vio que "el árbol era deseable para alcanzar la sabiduría." Hizo un llamamiento a su deseo de posición, honor y reconocimiento, es decir, a su orgullo. El orgullo es uno de los peores pecados en el universo. De todos los pecados, que es el más sutil, más fácil de racionalizar, el más fácil de aceptar, y la más difícil de combatir. El pecado original de Satanás fue el orgullo, y es un experto en el uso para ayudar a otros caer tan bajo como lo ha hecho.

Los líderes que están empezando a provocar una rebelión siempre hablan en contra de la autoridad existente. Siempre tratar de demostrar la forma en que son mejores que los que la autoridad, ni siquiera decirle a otros cómo son mejores que la autoridad.

En la iglesia, hay una cierta cantidad de honor y la posición de ser un pastor u otro líder. Aquellos que están tratando de provocar la rebelión y la iglesia se divide a menudo en el fondo de sus mentes que el honor y la posición. Ven a sí mismos en esa posición, y se calientan por el hecho de que pronto se levantó como una más espiritual, una persona piadosa.

Por todas estas razones se supone bueno, el líder siente que debe irse, y debe provocar una división de la iglesia en el proceso. A pesar de su razonamiento y racionalización que está mal, el suyo es siempre sincero en su deseo de lograr lo que él siente es lo correcto. Por desgracia, no es cosa de Dios, que es la suya. Cada vez que camina fuera de la perfecta voluntad de Dios y su plan, con el fin de lograr lo que creemos que es una buena obra de Dios, en última instancia, no.

Por desgracia, en muchos casos, esas personas que salen en la división no terminan en cualquier iglesia en cualquier lugar. Porque la iglesia se van a empezar se inicia en la rebelión, que es una maldición. Dios, por medio del profeta Samuel, dijo, "la rebelión es como pecado de adivinación" (1 Samuel 15:23).

Dios está siempre en contra de la brujería (Nahum 3:4-5). Por lo tanto, ya que ve la rebelión y la brujería como en igualdad de condiciones, es también contra la rebelión. Lo que Dios ha maldecido no puede ser bendecido.

Una iglesia maldita no puede convertirse en una iglesia bendecida. Cualquier iglesia que nació de la rebelión, que se las arregla para seguir manteniendo sus puertas abiertas, lo hace sólo por el trabajo del pastor y la congregación, y no por la bendición y la unción de Dios.

Sin embargo, la mayoría de estas iglesias cierran sus puertas en seis meses o menos. Las personas que fueron engañados para unirse a la rebelión se dejan sin pastor, sin una iglesia, y sin el compañerismo de otros creyentes. En la mayoría de los casos, por el orgullo o la vergüenza, las personas no regresan a su hogar de la iglesia anterior, y terminan perdidos en el Reino de Dios.

Nuestras comunidades están llenas de gente que solía asistir a una iglesia u otro. Desafortunadamente, debido a una iglesia dividida en el pasado, estas personas se encontraban sin una iglesia. Ellos están heridos, amargo, y en la necesidad desesperada de su ministerio. Sin embargo, casi nadie los busca.

Si vamos a eliminar la rebelión en la iglesia, debemos comenzar por buscar nuestros propios corazones. Al igual que la autoridad fluye "hacia abajo" del trono de Dios, la rebelión también. Hay un dicho en la iglesia que dice: "Como el pastor va, así que va a la iglesia." En otras palabras, si el pastor tiene un problema, el pecado o culpa en un área de su vida, los miembros de la iglesia le seguirán, y tienen el mismo problema, el pecado o culpa.

A la luz de esto, tenemos que darnos cuenta que las iglesias que se han iniciado a través de la rebelión siempre tiene problemas con la rebelión. Si el pastor se rebeló en contra de otro pastor y causó una división en la iglesia, es lo que cosechará el fruto de que en su propia iglesia, por siempre tener que lidiar con los líderes rebeldes que la causa de su iglesia para dividir una y otra vez y otra vez.

La solución habitual que un pastor en esta situación termina intentando es llegar a ser un controlador. Trata de mantener un control tan estricto de su congregación, y especialmente sus líderes, que no hay la oportunidad de rebelarse. Sin embargo, al igual que los adolescentes con padres muy estrictos, esto en realidad tiene el efecto contrario, presionando a los líderes a ser más propensos a rebelarse contra la autoridad del pastor.

Por lo tanto, si el control no funciona, lo que debe a un pastor que se rebelaron en el pasado no?

Lo primero y más importante de un pastor de una iglesia rebelde tiene que hacer es buscar en su propio corazón. ¿Dónde están las raíces de la rebelión dentro de él? Pida al Espíritu Santo para ayudar, porque él es un experto en descubrir mucho las cosas muertas en los corazones humanos.

Una vez que estas raíces de la rebelión han sido descubiertos, el pastor tiene que arrepentirse de ellos y pedir la ayuda de Dios en verdad ellos no enterrar, de nuevo en su corazón, sino en el cementerio de las cosas que han sido consumidas por el fuego santo sobre el altar.

Si el pastor comenzó su iglesia en la rebelión a otro pastor, que no sólo debe arrepentirse ante el Señor, sino también para el otro pastor. Tiene que haber una restauración de la relación a fin de lograr la verdadera curación. Eso no quiere decir que usted tiene que ser el mejor de los amigos, pero usted tiene que tener por lo menos en términos de discurso.

Después de esto, el pastor debe romper la maldición de la rebelión en su iglesia. En cierto sentido, esto es una maldición generacional, porque los miembros de la Iglesia, y especialmente los líderes, son los hijos espirituales del pastor. Al romper la maldición generacional, el pastor asegura que no va a continuar a través de las siguientes generaciones de la iglesia.

Romper esta maldición es esencial. Es parte de tener una iglesia saludable, con un liderazgo sano. Si hay alguna duda en su mente, no espere, romper la raíz de la rebelión en su corazón y en su iglesia.

Esto no significa que no habrá una rebelión en el futuro. Por desgracia, la rebeldía es parte de la personalidad humana. Sin embargo, se asegurará de que la maldición de la rebelión se elimina.

Traducido con Google Translator. Versión en Español: http://maranathalife.com/spanish/books/ldr-1.htm

05 septiembre 2011

Estudio Evangelio Mateo Caps. 1-6

EL MENSAJE DE MATEO: ¡HE AQUI VUESTRO REY!

por Ray C. Stedman

Con frecuencia la gente se pregunta por qué tenemos cuatro Evangelios, pero hay una buena razón para que sea así.

Estos cuatro Evangelios nos presentan cuatro aspectos del carácter y la persona del Señor, aunque no son, estrictamente hablando, biográficos. En realidad son bocetos acerca de la Persona de Cristo, son testimonios de aquellos que le conocieron personalmente, de aquellos que se relacionaron con él. En Mateo: el Evangelio del Rey, Marcos: el Evangelio del Siervo, Lucas: el Evangelio del Hijo del hombre y Juan: el Evangelio de Dios, la presentación del Hijo de Dios.

Mateo es el primer libro del Nuevo Testamento y aquí es donde la mayoría de las personas comienzan a leer la Biblia. Creo que son más las personas que empiezan leyendo el Nuevo que el Antiguo Testamento y, por lo tanto, eso haría de Mateo el libro más leído en el mundo. Pero también tiene sus críticos. Hay quienes afirman que este libro no contiene otra cosa que las leyendas primitivas de la iglesia que fue creciendo alrededor de Jesús y que estos relatos no son históricos, que este libro no fue realmente escrito hasta el siglo cuarto D.C. Otros críticos afirman que éste es solo uno de muchos evangelios que circularon.

Los críticos dicen que es pura casualidad que sobreviviesen estos evangelios y hay una leyenda que comenzó con un teólogo alemán llamado Pappas alrededor del siglo XVI, que dijo que los Evangelios fueron seleccionados en el Concilio de Niza en el año 325 D.C recogiendo los muchos evangelios que circulaban en esa época, tirándolos todos debajo de una mesa y luego metieron la mano y sacaron cuatro que resultaron ser los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Como sabe usted, este Evangelio fue escrito por Mateo, al que también se le conocía como Leví. Era un publicano, y los publicanos eran aquellos hombres que cobraban los impuestos al pueblo. Su nombre significa "el don de Dios” y el llamar a un cobrador de impuestos por ese nombre indica claramente que estaba convertido. Fue posiblemente nuestro Señor mismo el que le llamó Mateo, de la misma manera que a Simón le cambió el nombre por Pedro, y posiblemente los nombres de algunos otros de los discípulos. Según la tradición Mateo vivió y enseñó en Palestina durante 15 años después de la crucifixión, y luego comenzó a viajar como misionero, primero en Etiopía y luego en Macedonia, Siria y Persia. Finalmente falleció de muerte natural bien en Etiopía o en Macedonia, pero esto no es seguro. Es una de las leyendas o tradiciones que han llegado hasta nosotros acerca de Mateo.

Es evidente que este libro es de una fecha muy temprana. Incluso en el primer siglo mismo se escucharon voces judías que ya lo mencionaban, lo cual demuestra la existencia de Mateo. La fecha en que este Evangelio fue escrito debió ser alrededor del 45 ó 50 D.C. y probablemente fuese escrito primeramente en hebreo y posteriormente traducido al griego.

Son muchos los que consideran que el Evangelio de Mateo es uno de los libros del Nuevo Testamento más difíciles de compendiar. Estoy convencido de que no hay otro libro en la Biblia que se preste más fácilmente a compendiarlo que el Evangelio de Mateo. El motivo es que el Espíritu Santo mismo ha ofrecido el bosquejo correspondiente al libro. Esto sucede en varios de los libros de las Escrituras, y si es usted observador, podrá ver estas señales.

Las principales divisiones de Mateo se nos dan mediante la repetición de una frase muy concreta, que aparece dos veces y divide el libro en tres secciones. Primeramente, hay una sección a modo de introducción que va hasta el capítulo cuatro, donde aparece por primera vez esta frase, que dice (versículo 17):

"Desde entonces Jesús comenzó a predicar y a decir: ¡Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado!"

Eso marca un punto de cambio en el argumento y la presentación de este libro. Luego hallamos una frase parecida que aparece en el capítulo 16, que introduce la tercera sección, en la que leemos (versículo 21):

"Desde entonces, Jesús comenzó a explicar a sus discípulos que le era preciso ir a Jerusalén y padecer mucho de parte de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas, y ser muerto, y resucitar al tercer día."

Esa es la primera mención que se hace en Mateo de la crucifixión. A partir de ese momento se convierte en el propósito y el desarrollo de este libro.

También hay subdivisiones que se nos ofrecen de la misma manera haciendo uso de otra clase de frase. Encontrará usted las subdivisiones marcadas por un versículo en el que aparece una misma frase repetida en cinco ocasiones diferentes. La primera ocasión es en el capítulo 7, al final del Sermón del Monte, donde leemos (versículos 28, 29):

"Y aconteció que cuando Jesús terminó estas palabras, las multitudes estaban maravilladas de su enseñanza; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas."

En el capítulo 11, versículo 1, se encuentra otra división indicada así:

"Aconteció que, cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos."

Veamos lo que dice el capítulo 13, versículos 53 y 54, donde hallamos otra de estas subdivisiones:

"Aconteció que cuando Jesús terminó estas parábolas, partió de allí. Vino a su tierra y les enseñaba en su sinagoga, de manera que ellos estaban atónitos y decían: --¿De dónde tiene este su sabiduría y estos milagros? ¿No es este el hijo del carpintero?"

En el capítulo 19, leemos (versículos 1, 2):

"Aconteció que cuando Jesús acabó estas palabras, partió de Galilea y fue a las fronteras de Judea, al otro lado del Jordán. Grandes multitudes le siguieron y los sanó allí."

"Cuando Jesús hubo acabado de decir estas palabras, le dijo a sus discípulos: "Sabéis que dentro de dos días se celebra la Pascua y el Hijo del hombre será entregado para ser crucificado."

Como se dará usted cuenta, cada una de ellas introduce un cambio completo de dirección, un nuevo tema, que marcan las divisiones de este libro.

La primera división es toda acerca de los preparativos que hace el Rey para llevar a cabo su ministerio. "...humilde y montado sobre un asno, sobre un borriquillo, hijo de asna. (Zac. 9:9) Mateo es, pues, el Evangelio del Rey y esa profecía se cumplió en la entrada triunfal, cuando el Señor entró en la ciudad de Jerusalén exactamente de la misma manera. Es labor de Mateo presentarle como Rey. Por lo tanto, el libro comienza con la genealogía del Rey porque todos los reyes tienen que tener una genealogía.

El primer capítulo nos cuenta también su nacimiento. El segundo describe los acontecimientos que siguieron, incluyendo su huida a Egipto. En el tercer capítulo leemos acerca del bautismo de nuestro Señor. Por lo tanto los dos primeros versículos le relacionan con la tierra. Su genealogía le une a la línea real terrenal de David, pero su bautismo le relaciona con el cielo y le concede sus credenciales celestiales, su autoridad celestial, porque los cielos se abrieron y de una manera asombrosa, se escuchó la voz del Padre hablando desde el cielo y diciendo: "Este es mi Hijo amado. Ahí se declara la línea real, según el nivel celestial.

En el cuarto capítulo tenemos las pruebas por las que tiene que pasar un Rey. Esta es su experiencia de la tentación en el desierto, donde se tiene que relacionar con los poderes de las tinieblas y donde el infierno queda libre contra él. Las pruebas de nuestro Señor son la clave del Evangelio de Mateo, que es puesto a prueba como hombre representativo.

El primer ministerio empieza en el capítulo cuatro, con la señal "arrepentíos, porque el reino de Dios se ha acercado. Luego viene el Sermón del Monte, donde tenemos la presentación del Rey y las leyes del reino. Esto abarca el resto de los capítulos cuatro, cinco hasta el siete.

Estos son los mensajes más penetrantes e incisivos que jamás han sido presentados a los seres humanos, pero se dirige a nosotros desde el punto de vista corriente, físico y material de nuestra vida. Se nos ofrece a Dios como Uno que se interesa y nos ama tanto que no tenemos necesidad de preocuparnos por el mañana, no tenemos qué preocuparnos por qué comeremos ni cómo nos vestiremos, es decir, las preocupaciones que tenemos a nivel físico. Nuestro Señor está diciendo: "Si me descubres y me recibes como Rey, descubrirás que soy la respuesta a vuestras necesidades físicas.

A esto sigue una sección sobre milagros y en los capítulos del 8 al 12, encontramos los milagros del reino. Estos son ejemplos de las ventajas que el Señor puede conceder en el aspecto físico. Aquí no hay ninguna manifestación espectacular, sino una representación del poder del Señor sobre todo lo que afecta al cuerpo: la enfermedad, los demonios y la muerte y su autoridad en este ámbito es la de Rey.

A su vez, esto va seguido de una sección de parábolas del reino, donde el rechazo del reino se declara de forma misteriosa. Es evidente, incluso antes de este tiempo, que la nación va a rechazar la oferta que hace el Señor de sí mismo como rey en el aspecto físico, por lo que aparece una palabra nueva. En el capítulo 11 comienza a pronunciar la palabra "ay, ¡Ay de ti Corazín! ¡Ay de ti Betsaida! ¡Ay de los que no creyeron! Jesús juzga a la nación en este sentido. En el capítulo 13 aparecen los misterios del reino, en forma de parábolas que ocultan la verdad en forma de símbolo. A continuación tenemos una sección que es sencillamente instrucción para las personas, para las que deseaban creer y estaban dispuestas a recibirle en ese aspecto.

Por cierto que toda esta sección, empezando con el capítulo 13, versículo 54 hasta el capítulo 16, versículo 20, tiene que ver con el pan. Está la alimentación de los 5.000 en el capítulo 14, aquello que contamina al hombre en el capítulo 15 y luego el incidente de la mujer que vino y pidió las migajas de la mesa y él le dijo: "el pan pertenece a los hijos del reino. Luego está la alimentación de los 4.000 en el capítulo 15; la levadura de los fariseos y los saduceos en el capítulo 16 y finalmente, la revelación de la persona de nuestro Señor a Pedro en esa maravillosa ocasión en que Pedro tiene una primera visión de que allí había Uno que era capaz de llegar más allá del aspecto físico e incluso del alma, para adentrarse en la profundidad del espíritu del hombre.

Empezando por el capítulo 16, versículo 21 (ya hemos presentado esta que es una de las principales divisiones), tenemos el segundo ministerio de nuestro Señor a la nación, en esta ocasión en el aspecto del alma y se está ofreciendo precisamente en ese aspecto. Su primera revelación la hace solo a los discípulos y a continuación a la nación. Todo son parábolas que le presentan como el Rey que tiene derecho a mandar y determinar el carácter de las personas. En esta ocasión no se dice nada acerca de sus vidas físicas, sino más bien del alma de las personas. ¿Están dispuestos a seguirle, a dejar que él les moldee y a que de forma a sus vidas y sus personalidades?

A esto sigue una sección en los capítulos 24 y 25, en los que tenemos de nuevo instrucciones para las personas. Instrucciones para el remanente de los creyentes sobre qué hacer hasta que él venga. Revela como se va a desarrollar la historia mundial, qué fuerzas quedarán en libertad sobre la tierra, cómo las fuerzas de las tinieblas van a someter a pruebas que solamente se podrán soportar si se aprende a contar con el fortalecimiento interno del Espíritu Santo.

Llegamos por fin a la última sección, donde encontramos la traición, el juicio del Señor Jesús, la agonía, la crucifixión y la resurrección, cuando nuestro Señor, en el misterio de la oscuridad, se introduce en la oscuridad de la muerte. Allí solo y olvidado de sus amigos, tuvo una lucha a muerte con los poderes de las tinieblas. En el misterio de la cruz, se apoderó de las fuerzas que han dominado al espíritu humano y las destruyó allí.

En la historia de la crucifixión le vemos como un prisionero solitario en presencia de Pilato, siendo sometido a juicio, y a continuación en la oscuridad del jardín, y de allí es llevado a ser azotado y a continuación le llevan a la cruz, donde le clavaron hasta la muerte. En la agonía y lo abrumador de las terribles próximas seis horas, tuvo que luchar con las fuerzas de las tinieblas y las venció. Por lo tanto, la única corona que llevó como rey terrenal fue una corona de espinos y el único trono que ocupó fue la cruz sangrienta, el único cetro que jamás tuvo en su mano fue una caña cascada.

Pero a esto le sigue la resurrección, mediante la cual pudo atravesar y llegar hasta el ámbito del espíritu humano. Al conocer al Señor en nuestro espíritu, descubrimos que la adoración de nuestros corazones se la expresamos desde él porque el espíritu es la clave del dominio de todo el hombre. Cuando se somete el espíritu de un hombre, se tiene todo cuanto es. Por medio de la cruz y de la resurrección nuestro Señor hizo posible pasar al corazón del hombre y habitar en su interior.

Por lo tanto, el gran mensaje del Evangelio, es que Dios no se encuentra en un trono en alguna parte en el espacio, que no está esperando en una sala de juicios lejana para juzgarnos. Sino que está dispuesto y deseoso de entrar en el centro del corazón hambriento y sediento de la persona, con el fin de concedernos las bendiciones de su propia vida, su propio carácter, su propio ser, y derramarlas sobre nosotros. Cuando el Rey ocupa el trono de una vida, está presente el reino de Dios y ese es el mensaje de Mateo: "arrepentíos porque el reino de Dios se ha acercado (Mat.3:2; 4:17).

La gran interrogante a la que Mateo exige una respuesta es: "¿Es Jesucristo Rey de tu vida? ¿Le has recibido solo como Salvador del cuerpo o Salvador del alma? Entonces todavía no es Rey. La pregunta que Mateo nos hace es: "¿se ha convertido él en Rey? ¿Ha podido introducirse en tu espíritu? ¿Ha dominado tu corazón? ¿Se ha apoderado de tu adoración como persona individual, de tal manera que sea para ti la persona más importante de todo el universo? Es entonces cuando se convierte en Rey en tu vida y ese es el cumplimiento del primer mandamiento: no tendrás otros dioses delante de mi, porque amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu fuerza y con toda tu mente. El resultado será que amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Texto: Mateo Capítulo 1

Tema: Genealogía y nacimiento de Jesús

Título: Nacimiento de tu Rey

I.- INTRODUCCIÓN

El evangelio según Mateo, en su capítulo 1, tiene características diferentes a los demás evangelios y peculiaridades propias del propósito con el cual se escribió. Encontramos allí la misericordia de Dios, la individualidad espiritual, un hombre justo, una declaración divina y una relación matrimonial consumada.

Lucas presenta una genealogía también pero lo hace de presente a pasado, no tiene nombre de mujeres, la línea que sigue es diferente en cuanto a los nombres, entre otras características (Lucas 3:23-28). También es de notar en Mateo que Dios seleccionó la línea a través de un hijo de Jacob, Judá (1.2). Mateo traza la línea por David a través de Salomón y Lucas por Natán otro hijo de David (Lucas 3:31).

II.- DESARROLLO

1.- Origen de Cristo: (v. 1) Jesucristo significa “el Señor es Salvación”

a.- “Hijo de David”, se refiere a que Jesús era heredero legítimo al trono como Rey de Israel (Sal. 89:3,4; Isa. 9:6-7; Mat. 22:41-42). Otras referencias (Mat. 9:27; 12:23; 15:22; 20:30-31; 21:9,15).

b.- “Hijo de Abraham”, se cumple la promesa de que en Abraham serían benditas todas las naciones (Gén. 22:18; Gál. 3:16). Abraham no sólo era padre de la nación hebrea, sino que Dios le prometió que sería padre de naciones. Por medio de la fe en Cristo, todos los creyentes son descendientes espirituales de Abraham (Rom. 4:12,16).

2.- Misericordia de Dios: (vs. 3, 5, 6)

Aquí se muestra la misericordia y universalidad de la salvación cuando Dios escoge a mujeres de vida dudosa y hasta extranjeras para conformar la línea familiar de Jesús.

a. Tamar: (v. 3) Mujer cananita que se disfrazó de prostituta para seducir a Judá (Génesis 38:13-30).

b. Rahab: (v.5) Mujer gentil y prostituta (Josué 2:1).

c. Rut: (v. 5) Moabita adoradora de ídolos (Rut 1:3).

d. Betsabé: (v.6) Mujer de Urías que cometió adulterio con David (2 Samuel 11).

3.- Individualidad espiritual:

a. Reyes buenos: Salomón (2 Reyes 1:1-11:43); Asa (1 Reyes 15:9-24); Josafat (2 Crónicas 17-20)

b. Reyes malos: Roboam (1 Reyes 11:43ss); Abías (2 Crónicas 12:16ss); Joram (2 Reyes 8:21-24; 1 Crónicas 3:11)

4.- Nacimiento de Jesús:(vs. 18-25)

a) Desposada: (v. 18) El desposorio no era noviazgo, era tan comprometedor como el matrimonio moderno pero sin relación sexual y sólo podía romperse por causa de fornicación (v.19). El esposo burlado podía dar carta de divorcio en presencia de dos testigos, pero la mujer podia ser apedreada (Deuteronomio 22:23,24). Note que se dice de José que era justo, expresión hebraica que da a entender que José creía realmente en Dios y que era fiel observador de la Ley. Es bueno notar que otros además de José descubrieron el embarazo de María.

b) Revelación del Ángel: (v. 20)En Mateo se narran 5 revelaciones en sueños y esta es la primera. El ángel le dice a José que no tema recibir a María, que ella no ha adulterado y que la criatura en su vientre en producto de la obra del Espíritu Santo (18up).

Nota: Jesús no nació de José porque hubiera tenido la naturaleza pecaminosa en él. Recuerde que el pecado entró en el mundo por un hombre (Romanos 5:12).

c) El nombre JESÚS: (v. 21) La palabra Jesús significa Salvador. La razón del nombre es porque está ligado a su ministerio: salvar a su pueblo de sus pecados. (Salmos 130:7,8).

d) Cumplimiento profético: (vs. 22,23) Todo lo acontecido es cumplimiento de una profecía que aparece en Isaías 7:14. Esto nos habla de la deidad de Cristo y de la presencia de Dios mismo entre los hombres; habla aun de la Encarnación.

e) Un matrimonio consumado: (vs. 24,25) La justeza de José se muestra por su obediencia al mandato divino sin tomar en cuenta las burlas y difamación de los demás. El término “conocer” es un eufemismo para referirse a las relaciones sexuales (Génesis 4:1; Jueces 11:39).

Note además, que dice que fue hasta que dio a luz su hijo “primogénito”, el primero de dos o más. Los católicos intentan decir que María fue siempre virgen, pero eso es motivo de otro estudio.

III.- CONCLUSIÓN

Es bueno ver la misericordia de Dios, la individualidad de la salvación, como Dios arregla todas las cosas para al final cumplir sus propósitos, como Dios actuó en la historia de Israel y el mundo para el nacimiento de Jesucristo.

Eso nos lleva a pensar que Él tiene el control de todo y que al final todo se hará como Él diga. Tal hecho debe producir confianza y dependencia de Dios siempre.

Predicador: José Amado Silvestre Marte

Texto: Mateo Capítulo 2

Tema: Visita de los Magos y Matanza de los niños

Título: Obediencia vs. Crueldad

I.- INTRODUCCIÓN

La historia del nacimiento de Jesús sólo aparece en Mateo y Lucas, pero con contenido diferente por el propósito de Dios al inspirar el libro. En el capítulo 2 de Mateo encontramos un gran contraste: por un lado encontramos la adoración sincera de personas hacia Jesús y por el otro lado la crueldad de un hombre envidioso, usurpador y sanguinario. Encontramos la visita de unos magos y la matanza de unos niños.

II.- DESARROLLO

1.- Visita de los Magos: (vs. 1-12)

a.- Fue en los días de Herodes el Grande. Herodes El Grande fue un gran líder político, militar y constructor. Si bien su linaje era idumeo (pueblo descendiente de los antiguos edomitas) su pensamiento, educación y cosmogonía eran claramente griegas por lo cual podríamos calificarlo más como un rey extranjero que gobernó a Judea durante y a nombre del poder romano. El pueblo nunca lo consideró judío debido a su origen idumeo.

En el año 40 a. C. consiguió de Marco Antonio, triunviro de Roma y poseedor de la parte oriental del Imperio romano, el título de rey de Judea.

Intentó mejorar sin éxito su imagen ante el pueblo judío. Hizo ejecutar a toda la familia rival derrocada, incluyendo al abuelo (Aristóbulo II) y al hermano (Aristóbulo III, sumo sacerdote ahogado en unos baños) de Mariamna, su mujer. También a ella la mandó ejecutar en 29 a. C., y un año después a la madre de Mariamna. Asimismo eliminó a dos de sus propios hijos (Aristóbulo y Alejandro), atendiendo a rumores de conspiración contra su persona, levantados por otro hijo, Antípater, a quien también ejecutó años más tarde por intentar envenenarle.

b.- No dice de donde procedían los Magos, no dice el nombre, no dice la cantidad, no dice que eran reyes, no dice la raza. Posiblemente fueran eruditos y astrólogos, estudiosos de las escrituras hebreas. (v.1). Todo esto fue de manera milagrosa y ha habido muchas especulaciones sobre la estrella a la que se refieren, pero no podemos entrar nosotros en ello. Lo que sí reclamaron fue al “rey de los judíos”. (v. 2)

c.- Todo esto turbó, alteró y conmovió al Rey Herodes y a toda Jerusalén. Un hombre que vivía con temor de ser derrocado. Llamó a la dinastía sacerdotal y a los escribas y los cuestionó sobre el nacimiento de el Cristo y estos contestaron de acuerdo a una profecía de Miqueas 5:2. (vs. 3-6). Tal profecía habla de un guiador y en el original da la idea de fuerza, liderazgo, resolución; pero también dice que apacentará lo que nos da la idea de cuidado. Ambas cosas son parte del reinado de Jesucristo.

Herodes los cuestiona secretamente sobre el tiempo cuando apareció la estrella para él hacer sus cálculos con respecto a la edad del niño al que venían a adorar. Miente descaradamente diciendo que también él desea ir a adorarle. (vs. 7,8).

d.- Ellos ignorando las maquinaciones de Herodes se retiran y les aparece la estrella que habían visto. Esto no podía ser una supernova, un meteorito ni nada normal, fue algo preparado por Dios y más aun, al parecer sólo ellos lo veían y entendían o hubiera alarmado al pueblo y conducido a Herodes al mismo lugar. Se regocijan al ver la estrella porque regresarían al camino correcto. (vs. 9,10). Entran en una casa, no dice que entraron al establo donde nació Jesús, adoran al niño y le dan tres tipos de regalos; esto no implica que eran tres personas. Estos regalos eran los apropiados para un rey (Isaías 60:6). Los magos son avisados por sueño que no regresaran a Herodes y ellos obedecieron. Dios no les dijo lo que sucedía, pero ellos creyeron y obedecieron.

Este pasaje tiene varias lecciones: 1.- Dios ha estado abierto siempre a todo el mundo, incluyendo a los gentiles; 2.- El mucho saber de la Palabra de Dios no implica obediencia, los sacerdotes y escribas no acompañaron a los magos aunque sabían a quien se refería la profecía; 3.- Dios obra de manera milagrosa y muestra sus planes a quien a Él le parece; 4.- Estos magos se sacrificaron viajando mucho tiempo y larga distancia con tal de conocer al Rey de los Judíos y adorarle, tenían conocimiento de las profecías y la creyeron; 5.- Fueron obedientes hasta el fin.

Obedeces lo que sabes de la Biblia? Dios habla contigo por medio de su Palabra y las circunstancias? Estás dispuesto al sacrificio para acercarte a Jesús y adorarle? Eres obediente aunque Dios no te muestre el por qué de las cosas?

2.- Matanza de los niños: (vs. 13-23)

a.- Dios pide un sacrificio y un acto más de obediencia de parte de José, pero le muestra la razón de su pedido. Egipto fue lugar de refugio muchas veces para los judíos. Debía quedar allá hasta que Dios le dijera, no importaba lo que José sintiera o pensara. (v. 13) José obedeció, fue a Egipto y estuvo allí en obediencia a Dios hasta que el peligro pasara. Tuvo que dejar familia, trabajo, su tierra, posesiones si las tenían, vivir en un lugar desconocido, iniciar todo de nuevo, etc. (v. 14,15). Todo el viaje tenía un sentido profético (Oseas 11:1)

b.- Herodes el Grande, burlado por los Magos se enciende en ira y manda a matar a todo menor de dos años, según lo que indagó de los Magos. (v. 16) Esa era la forma de Herodes resolver sus conflictos y temores: matando. Pero allí hubo otro cumplimiento profético: Jeremías 31:15. Imagine el llanto en toda la comarca, la sangre, padres escondiendo hijos, soldados con obediencia ciega (v. 17,18).

c.- Muerto Herodes, José en sueños oye a un ángel que le dice que ya puede regresar a Israel, pero no le dice a cual ciudad (vs. 19,20) De nuevo se inicia el proceso de dejar algo para obedecer a Dios (v. 21).

d.- José obedeció, pero escuchó que Arquelao reinaba en lugar de su padre Herodes el Grande. Era natural su temor y con razón. (v.22).

Ahora bien, quién era Arquelao? Fue el rey de Samaria, Judea, y Edom, a partir del 4 a.C. al 6 d.C. Él era el hijo de Herodes el Grande. Arquelao recibió el reino de Judea por la última voluntad de su padre, a pesar de que una voluntad anterior lo había legado a su hermano Antipas. Fue proclamado rey por el ejército, pero se negó a asumir el título hasta que se había presentado sus reclamaciones a César Augusto en Roma. Antes de partir, sofocó con la crueldad extrema una sedición de los fariseos, matando a cerca de tres mil de ellos

La primera esposa de Arquelao se conocía simplemente como Mariamne, quizá Mariamna III de quien se divorció para casarse con Glaphyra a pesar de que su segundo marido, Juba, rey de Mauritania, estaba vivo. Esta violación de la ley de Moisés, junto con la crueldad continua de Arquelao, despertó la ira de los Judíos, que se quejaron a Augusto César que lo depuso del trono.

Dios le dijo a José que se fuera a la región de Galilea y así lo hizo, habitando en Nazaret. Jesús nació en Belén, pero terminó su crianza y desarrollo en Nazaret. (vs. 23). Las profecías a que se hace referencia no aparecen en la Biblia como tales sino con términos que se deduce hacen referencia a Nazaret.

Tú tienes la actitud de obedecer a Dios aunque ello implique sacrificio y no entiendas las razones de Dios? Qué estás dispuesto a abandonar con tal de hacer la voluntad de Dios? Estás dispuesto a obedecer mientras Dios no te pida abandonar tu comodidad, tu tranquilidad, tus gustos, tus placeres, amigos o familiares?

III.- CONCLUSIÓN

Aunque este capítulo habla de la crueldad de algunos hombres, también habla de la universalidad del evangelio, del cuidado de Dios, de la omnisciencia de Dios, de obediencia, sacrificio, de profecías cumplidas, de como Dios arregla todo para que su Palabra Santa se cumpla.

Quiera Dios que sirva para nuestra instrucción y para ejemplo de nosotros y nos motive a vivir como José y estar dispuestos a sacrificarnos como los magos, con tal de adorar a Cristo.

Predicador: José Amado Silvestre Marte

Texto: Mateo Capitulo 3

Tema: El mensaje evangélico original

Título: El predicador y su mensaje

I.- INTRODUCCIÓN

Como repaso del capítulo 2 podemos decir que vimos que ese capítulo habla de la crueldad de algunos hombres, también habla de la universalidad del evangelio, del cuidado de Dios, de la omnisciencia de Dios, de obediencia, sacrificio, de profecías cumplidas, de como Dios arregla todo para que su Palabra Santa se cumpla.

En el capítulo 3 del evangelio según Mateo aparece un personaje con características peculiares, con un mensaje nuevo para los judíos y con una forma nueva de hacer las cosas. También aparece un bautismo único, con dos personas extraordinarias como protagonistas.

II.- DESARROLLO

1.- Predicación de Juan el Bautista: (vs. 1-12)

Juan el Bautista aparece predicando en el desierto de Judea, un lugar que queda al Oeste del Mar Muerto y un desierto totalmente estéril. Posiblemente Juan predicaba en la parte cercana al Jordán de tal manera que podía bautizar también.

a.- El mensaje: (v. 2) El arrepentimiento, un verdadero cambio de pensamiento pero también de conducta. Siempre ha sido así.

Note la expresión “porque el reino de los cielos se ha acercado”. Eso es un hecho desde que Jesús vino al mundo, Él es el Rey y por lo tanto cuando viene a la vida de una persona comienza a reinar en su vida. El reino de los cielos está operando de manera espiritual en el corazón del cristiano, pero un día tendrá una manifestación física cuando sea establecido en la tierra.

De una manera especial, sólo Mateo usa esa expresión, en los evangelios aparece “el reino de Dios”. Pero es lo mismo sin importar la palabra que se use, el cielo es la morada de Jesucristo el Rey.

El mensaje del Evangelio siempre ha sido el mismo, no podemos cambiarlo ni es la voluntad de Dios que se cambie. Cualquier alteración es presunción y obra de Satanás.

b.- El predicador: (vs. 3,4) El versículo 3 es una referencia a Isaías 40:3 dando a entender que tal pasaje se refiere a Juan el Bautista. Él fue el último de los profetas del Antiguo Testamento, (Lc. 16:16). Por cuatrocientos años no se había oído de ningún profeta. Las últimas palabras proféticas pronunciadas por el penúltimo de los profetas del Antiguo Testamento hablaban de la venida de Juan el Bautista al que anuncia como Elías y que Cristo interpretó que se trataba de Juan el Bautista.

En el versículo 4 encontramos la vestimenta de Juan que era quizás calurosa y fuera de moda pero fuerte y resistente; apropiada para una faena diaria y el entrar y salir del agua.

Su comida de langostas y miel silvestre: saltamontes y grillos que estaban permitidos comerlos bajo la ley; algunos quieren decir que se refiere al Algarrobo. Era un insecto abundante en aquella región en la época en que Juan predicó y la miel era silvestre porque nadie la poseía, las abejas la producían sin tener dueño.

c.- Actidud de las personas: (vs. 5, 6) Las personas comunes del pueblo acudían a Juan haciendo un viaje largo desde Jerusalén y los alrededores del Jordán. No era común que se bautizara un Judío, ellos bautizaban a los que se hacían prosélitos de otras religiones o países. Estos judíos estaban reconociendo que se habían comportado como impíos y gentiles y confesaban sus pecados. Note que ese no es el bautismo cristiano, es un bautismo diferente.

d.- Actitud para con los religiosos: (vs. 7-10) Dice la escritura que estas gentes venían a su bautismo, no dice que venían para ser bautizados; la multitud común si venía para ser bautizada. Juan los trató con dureza como también lo haría Cristo más adelante en su ministerio.

¿Quiénes eran esos personajes? Los fariseos (perushim, de parash que significa "separar") eran una comunidad judía que existió hasta el segundo siglo de la era presente. El grupo atribuía su inicio al período de la cautividad babilónica .Algunos sitúan su origen durante la dominación persa o los consideraban sucesores de los hasidim (devotos). De ese grupo salieron los doctores de la ley - la Thora. Creían en la inmortalidad del alma, la resurrección de la carne y en los ángeles. Eran hombres exaltados y xenófobos. Los escribas eran adeptos de los fariseos.

Los saduceos eran los miembros de la clase alta de la sociedad judía de esa época, por lo que todos los conquistadores buscaron su apoyo para poder someter al pueblo. Esta era efectivamente la política de este grupo, es decir, eran los colaboracionistas que se sometían al poder extranjero, ya fueran griegos o romanos, y adoptaban sus modas y cultura. El sumo sacerdote era miembro de este grupo, así como la aristocracia y los principales propietarios de tierras. Los saduceos negaban la inmortalidad del alma y la resurrección. También negaban la existencia de espíritus o ángeles. Rechazaban la interpretación de la Torá de los rabíes, y se los presenta habiendo negado que nada de la Biblia Hebrea, aparte de la Torá, tenía autoridad.

En el versículo 8 Juan les dice que hagan “frutos dignos de arrepentimiento”. El arrepentimiento nunca ha sido pasivo, produce una vida cambiada, diferente. Eso era lo que Juan les estaba diciendo, que no fueran simples religiosos. Eso es lo que hoy se nos dice a ti y a mí. Debemos dar frutos porque ahora somos cristianos. Eso se le pedía a uno que recibía el bautismo de Juan, imagínese a un evangélico bautizado en Cristo.

En el versículo 9 Juan les dice que no se apeguen a su descendencia de Abraham pensando que ello les dará salvación y seguridad espiritual. Los verdaderos hijos de Abraham lo son espiritualmente: Romanos 4:16; Gálatas 3:7,29.

Ya en el versículo 10 Juan el Bautista hace una declaración que habla de juicio. La idea se repite en el versículo 12. Un aventador es un artilugio usado para separar la paja del grano al echarlos al viento, era una especie de pala. Así se aventará un día al hombre para separar al que es del que no es cristiano. Al falso se lo llevará el viento y será recogido para ser echado al fuego.

e.- Tres bautismos: (v. 11) Agua: El bautismo que Juan realizaba por ese tiempo era un llamado a la nación de Israel para que se arrepintiera de sus pecados, y tuviera un corazón puro para recibir al Rey. Los pobres y humildes obedecieron este llamado, no así la clase dirigente. Espíritu Santo: Este es el bautismo del cristiano, es más que el de agua. Sólo los cristianos reciben este bautismo, son unidos, sumergidos y llenados por el Espíritu Santo. Este texto es citado dos veces en Hechos de los Apóstoles. Primero, en 1:4, 5 (los apóstoles serían bautizados en el Espíritu Santo) y otra vez en 11:16 (la casa de Cornelio fue bautizada en el Espíritu Santo). Fuego: Un bautismo de juicio sobre los no arrepentidos. Sumergidos eternamente en fuego.

Note la humildad de Juan en el versículo 11. Diferente a la de algunos líderes religiosos hoy.

2.- El bautismo de Jesús: (vs. 13-17)

a.- Dos hombres humildes: (vs. 13,14) Jesús el Rey viene para ser bautizado por uno de sus subditos y Juan reconoce cual es su lugar verdadero en el plan de Dios. El sabe quien es Jesús y por lo tanto no trata de aplicar el bautismo al que quita los pecados del mundo, debía recibirlo más bien Juan.

Jesús convence a Juan con la declaración dada en el versículo 15 “así conviene que cumplamos toda justicia”. La palabra "cumplir" significa ejecutar plenamente. Lo que Jesús dice aquí sirve para confirmar aun más que el bautismo de Juan no era de los hombres, sino del cielo (Mat. 21:25); que era conforme a los designios de Dios (Luc. 7:30). El bautismo tuvo que ver con la "justicia" de Dios. Todo el pueblo -aun los publicanos- aceptaron el plan y las demandas de Dios. Admitieron que era justo y correcto que ellos se arrepintieran y se bautizaran para remisión de pecados. Dios era justo en lo que El requería, y cuando ellos aceptaron este plan de Dios se hicieron justos (perdonados).

Ahora bien, Jesús no tenía pecado, pero era muy importante que El apoyara la justicia de Dios (el plan de Dios para la salvación). Dice el Sal. 119:172 "todos sus mandamientos son justicia". Desde el tiempo de su niñez (Luc. 2:51) Jesús estaba sujeto. Aunque era Hijo de Dios, aprendió la obediencia. Guardó perfectamente la ley de Moisés, bajo la cual nació y bajo la cual vivió y murió. El bautismo de Juan no era parte de la ley de Moisés, pero era un precepto de Dios dado por su profeta.

El bautismo de Juan fue uno de los mandamientos positivos de Dios que para tanta gente no importan. Cristo estaba resuelto a obedecer este mandamiento positivo de Dios. Iba a mostrar la obediencia absoluta, aunque no tenía pecados. En lugar de buscar excusas para no bautizarse (como hacen millones ahora) El hizo caso omiso de la "salida" lógica que El tenia ("No tengo pecados; ¿por qué voy a bautizarme?"), como también de la oposición fuerte de Juan, insistiendo en que "conviene que cumplamos toda justicia". ¡Qué ejemplo tan glorioso nos ha dejado para nosotros!

b.- La Trinidad reunida: (vs. 16,17) El Hijo se bautiza, el Espíritu Santo viene sobre el en forma corpórea y el Padre habla y declara la autoridad y posición del hijo. Juan vio estas cosas porque le había sido anunciado en Juan 1:33. Todo ello era cumplimiento de profecías, las que faltan también se cumplirán.

III.- CONCLUSIÓN

Es bueno que meditemos en el mensaje que predicamos, siempre debe ser para arrepentimiento y decir a la gente que el reino de Dios y de los cielos viene a reinar en sus vidas.

Copiemos de la humildad de Jesús y de Juan. Ambos reconocieron la necesidad de cumplir lo establecido por Dios en obediencia.

Predicador: José Amado Silvestre M.

Texto: Mateo Capitulo 4

Tema: Tentacion e Inicio del Ministerio

Título: El Desierto de un ministro

I.- INTRODUCCIÓN

En Mateo Capítulo 4 encontramos a Jesús enfrentando el desierto, la tentación, allí encontramos el tema de su predicación y al Señor escogiendo a quienes le acompañarían en el ministerio.

II.- DESARROLLO

1.- Jesús tentado en el desierto: (4:1-11)

a. Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado (v. 1). Dios no tienta a nadie, pero Él puede usar las tentaciones del Diablo para sus propósitos soberanos (Stgo. 1:13). Jesús debía pasar por las mismas situaciones que pasa un ser humano normal y mostrar que no es obligatorio pecar, que se puede vencer (Heb. 4:15). Esto también nos indica que ser tentado no es pecado, pecado es ceder a la tentación. También nos enseña que debemos esperar la tentación también.

b. Tanto Moisés como Elías estuvieron 40 días en el desierto sin comer (v.2). (Deut. 9:9; 1Reyes 19:8) La reacción de Jesús fue natural, tener hambre. El era hombre físicamente, tenía las mismas necesidades que los humanos. Realmente Jesús no comió (Lucas 4:2)

c. Jesucristo es tentado por Satanás (vs. 3-11)

En todas las tentaciones el Diablo inicia con la expresión “si” que es una condicionante para poner en duda la deidad de Cristo, aunque el Diablo sabía bien quien era Jesús. Provoca una demostración de parte del tentado.

En la primera tentación el Diablo usa los deseos naturales de la carne: el hambre (vs. 3,4). Busca que Jesús satisfaga el deseo con despliegue de poder. El Señor le contesta con la Palabra de Dios: Deut. 8:3. Jesús no filosofó, no argumentó con teorías humanas; así lo hizo en cada tentación.

En la segunda tentación Satanás usa la vanagloria de la vida (vs. 5-7) Según el historiador Flavio Josefo, el pináculo era como el techo de un pórtico y tenía una altura de unos 117 metros. El tentador buscaba que Jesús hiciera uso de su poder para un acto de supuesta confianza en Dios, que lo hiciera en un lugar donde se aglomeraba mucha gente y que fuera sensacionalista. El Diablo uso una escritura torciéndola (Sal. 91:11,12) y sacándola de contexto. Cristo le contesta con las escrituras (Deut. 6:16) y le recuerda que es pecaminoso querer tentar a Dios.

En la tercera tentación el enemigo y acusador usa los deseos de los ojos unida a la vanagloria de la vida (vs. 8-10). Satanás le mostró a Jesucristo y le ofreció lo que de manera natural es posesión del Señor. Descaro de Satanás que quiere que Cristo los obtenga por adorarle. Si lo intentó con Cristo, tal cosa también hará con nosotros: tratar de que miremos, busquemos y obtengamos las cosas dejando de lado la adoración y obediencia a Dios y dándosela a Satanás. Jesucristo nuevamente apela a las Sagradas Escrituras (Deut. 6:13). El texto no se refiere a un lugar físico determinado sino a una posición que podríamos denominar “cósmica” o “global” o una dimensión diferente desde donde podría contemplar todos los reinos del mundo y la gloria de ellos.

Cuando Jesús obedeció las escrituras, entonces los ángeles vinieron y le sirvieron (v. 11) Pero Satanás no se apartó definitivamente de Jesucristo (Lucas 4:13).

RESUMÉN: Debemos esperar ser tentados y provocados al igual que Cristo, también tendremos nuestro desierto antes de tomar decisiones grandes, el Diablo usará los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida, debemos siempre mantenernos apegados a la Palabra de Dios, al final seremos bendecidos si nos mantenemos fieles a Dios.

2.- El inicio y tema de su predicación: (vs. 12-17,23-25)

a.- Capernaúm era una población estratégicamente ubicada, con una importante sinagoga, y desde la cual se podía ir y venir con facilidad a toda Galilea e incluso a los territorios de la costa norte del Mediterráneo, era un poblado en una importante ruta comercial. Fue el hogar de varios de sus apóstoles y Galilea era el lugar usado por lo gentiles para entrar o salir de Israel.

El texto nos da una que es el cumplimiento de una profecía de Isaías 9 que señalaba esos territorios como el lugar de donde vendría el salvador. En este caso también hay cuestiones de estrategia. Jesús elige Galilea porque era una región lejana de la capital Jerusalén – y de Cesarea, capital romana de la provincia –, en consecuencia una zona menos vigilada y controlada. Si los primeros atisbos de predicación por Juan lo habían conducido a la cárcel, era necesario encontrar un lugar donde fuera posible diseminar el evangelio sin que lo acallaran de entrada.

b.- El tema de la predicación de Jesús fue el mismo que utilizó Juan el Bautista. (3:2; 4:17) El mensaje nunca debe cambiarse (Hech. 3:19); no caigamos en la tentación en que han caído muchas iglesias, ministros y ministerios (Lucas 24:47)

3.- Jesucristo escoge sus primeros discípulos: (vs. 18-22).

Aquí aprendemos varias cosas:

Jesús llama a quien le parece y no le importa su posición económica, social o intelectual. Estos primeros discípulos eran pescadores. La obra de Dios descansa en el poder de Dios y no en los hombres (1Ped. 4:11).

Jesús les dijo que ahora iban a pescar hombres (v. 19up). En lugar de sacar peces del mar ahora van a sacar hombres del mundo, del pecado. En lugar de llevar peces a las mesas ahora van a servir para llevar hombres al cielo. Jesucristo les cambió el oficio.

Jesús los llamó a ir en pos de Él (v. 19pp) El Señor no los llamó a seguir una iglesia, una creencia, una filosofía o un método, llamó a seguir su persona.

Cuando Cristo llama es definitivo y hay que dejarlo todo (vs. 20, 22) Hay que estar dispuestos a dejar negocio, familia, amigos, lo que sea (Luc. 14:26; Mar. 10:28-30) Uno puede llegar a pensar que este fue el primer encuentro y que fue algo muy espontáneo. Pero, la verdad es que, si leemos con atención los evangelios, vamos a descubrir que ellos ya tenían un relacionarse con el Señor desde hacía un tiempo. Iban y venían, se quedaban un tiempo y volvían a su oficio.

Cuando el Señor les habló estas palabras, ellos comprendieron que el llamamiento ahora era definitivo; que el Señor estaba ahora llamándolos a una nueva manera de caminar con él, más alta y de mucho mayor compromiso. Estaba pidiendo nada menos que una completa y total consagración de sus vidas a él. Y ellos entendieron claramente el mensaje, pues sabían que se trataba de eso.

Lo expresado en los versículos 23 a 25 fue el sello distintivo del ministerio de Jesús: Enseñar, predicar y sanar. Quizás no podamos sanar, pero sí podemos enseñar y predicar. Nunca perdamos de vista esta parte del ministerio del Señor o perderemos de vista nuestro propósito también.

III.- CONCLUSIÓN

Al igual que Cristo todos seremos tentados, debemos siempre apelar a la Palabra de Dios para vencer, siempre debemos mantener la pureza en la predicación evangelística, recordemos que Jesús llama a quién quiere para que descansemos en dependencia de Él y que debemos seguirle y estar dispuestos a dejarlo todo por Él.

IV.- APLICACIÓN

1. Cuando eres tentado apelas al razonamiento humano o al poder de la Palabra de Dios?

2. Cuando evangelizas acomodas el mensaje o predicas el verdadero evangelio?

3. Entiendes que Dios no te llamó porque lo mereces o por tus dotes, sino por su soberanía?

4. Estás dispuesto a abandonarlo todo por Jesús y seguirle fielmente de manera definitiva?

Predicador: José Amado Silvestre Marte

Texto: Mateo Capitulo 5:1-12

Tema: El Sermón del Monte

Título: El verdaderos carácter del cristiano

I.- INTRODUCCIÓN

Mateo capítulo 5 es parte de lo que se ha denominado el Sermón del Monte, que abarca también los capítulos 6 y 7. El Señor expone en estos tres capítulos una explicación sobre la Ley, su correcta interpretación y aplicación; los judíos tenían más una interpretación ceremonial y habían olvidado la parte ética y moral de la ley, el fondo. Estos capítulos tratan con actitudes: lo que pensamos en nuestros corazones, nuestra perspectiva de la vida.

Los versículos 1-3 nos dicen: 1) Le seguía una multitud; 2) Subió al Monte pero no dice cual; 3) Se sentó, que era la manera en que enseñaban los maestros en la época; 4) Les enseñaba, que es lo que también deben hacer los pastores hoy.

La palabra bienaventuranza significa bendición y procede de la palabra latina para bendito, dichoso y 3 veces felices en: 1-alma, 2-cuerpo, 3-espíritu. Bienaventuranzas: son las actitudes que deben estar en nuestras vidas si somos verdaderos cristianos.

II.- DESARROLLO

Las Bienaventuranzas individualmente (5.1–12)

A. «Pobres en espíritu» (v. 3).

Debemos vaciarnos antes de que nos llenen. Lo opuesto a esto es la autosuficiencia. Nuestra suficiencia no es de nosotros mismos (2 Co 3.5). El mundo promueve la autosuficiencia, sin embargo Dios mora con la persona cuyo corazón está quebrantado (Is 57.15). Esto no significa falsa humildad o cobardía; quiere decir una actitud apropiada hacia uno mismo, dándonos cuenta de cuán débiles y pecadores somos cuando estamos lejos de Cristo.

“DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS”

a. Están bajo el gobierno reinante de Dios

b. Están en un reino espiritual

1) Lo que involucra hoy estar en la “iglesia”, la manifestación presente del “reino de los cielos” 2) Lo que involucra los “nuevos cielos y nueva tierra” en la futura y eterna manifestación del reino. Lo que tomo para implicar que las bienaventuranzas se aplican a aquellos que están en el reino y que así como el reino es tanto presente y futuro, debemos observar que las bienaventuranzas descritas involucran tanto el presente como el futuro

B. «Lloran» (v. 4)

Esta es la tristeza sincera por el pecado: el nuestro y el de los demás. ¡Cuán descuidados somos respecto al pecado! Lo excusamos (Génesis 3) y, sin embargo, Dios lo aborrece y rompe su corazón. Cuídese de la tristeza de este mundo (2 Co 7 8–10). Pedro se lamentó con tristeza piadosa y fue perdonado; Judas y el rey Saúl sintieron remordimiento, y por la tristeza de este mundo, y se quitaron la vida.

“ELLOS SERÁN CONSOLADOS”

Ellos son ahora consolados (2 Cor 1:3-5) y ellos serán consolados en el futuro (Apoc 21:1-4)

C. «Mansos» (v. 5).

¡Mansedumbre no es debilidad! Jesús fue manso (Mt 11.29) y sin embargo echó fuera del templo a los cambistas. Moisés fue manso (Nm 12.3) y sin embargo juzgó a los pecadores, e incluso encaró a Aarón con su pecado. La mansedumbre significa no afirmar mis propios derechos, sino vivir para la gloria de Dios. Los cristianos deben mostrar mansedumbre (Ef 4.1-2).

Los mansos los que están sujetos a Dios. Tienen dominio propio, porque están bajo el control de Dios. Compárese la palabra "amansar" que significa "hacer manso a un animal, domesticarlo. (Fig. Sosegar, apaciguar, mitigar, domar el carácter" (Larousse). Es lo opuesto de orgulloso y arrogante.

“ELLOS HEREDARÁN LA TIERRA”

1. En un sentido, ellos la heredan ahora como un resultado de poner en primer lugar el reino de Dios (Mt 6:33) 2. Pero en otro sentido, ellos aún mantienen una promesa relacionada con la “nueva tierra” para aquellos que están ahora en el reino (2 Ped 3:10-13)

D. «Hambre y sed de Justicia» (v. 6)

Esta expresión sumamente gráfica, refleja más que un simple “apetito”, define una necesidad existencial y vital, describiendo la profundidad del deseo de vivir esta justicia que caracteriza al reino de Dios, es desfallecer de sed y hambre. Es un hambre y sed por vivir de acuerdo a la ética de Dios, conforme a la ética cristiana. La etica cristiana es la ciencia teologica que deternima cual es la manera recta de vivir para el hombre de acuerdo con las normas de la Palabra de Dios.

Aquí se expresa nuestra actitud hacia Dios; recibimos su justicia por fe por cuanto la pedimos. Un verdadero cristiano tiene apetito por las cosas espirituales. Pregúntele a las personas lo que desean y sabrá cómo son (Salmos 42:2). (Amós 8:11).

“ELLOS SERÁN SACIADOS”

1. Esto es, la justicia que están necesitando desesperadamente, es encontrada solamente en Cristo (Fil 3:8-9)

2. Recibida en el presente, por medio de la preciosa sangre de Cristo (Rom 5:9)

3. Recibida en plenitud cuando sea adornada con el lino blanco de la justicia en la preparación para la boda del cordero - Apoc 19:5-9

E. «Misericordiosos» (v. 7).

Tenemos un espíritu perdonador y amamos a los demás. Esto no es legalismo, sino sólo la obra del principio bíblico de la ley de siembra y la cosecha (Gálatas 6:7). Si mostramos misericordia, debido a que Cristo ha sido misericordioso con nosotros, se nos devolverá misericordia (Stg 2.13). No nos ganamos la misericordia, sino que debemos tener corazones preparados para recibirla. (Proverbios 16:6; Proverbios 14:22). Sobre todo, los misericordiosos perdonan las ofensas de otros, como Dios les ha perdonado a ellos (Mat. 6:12).

“ELLOS OBTENDRÁN MISERICORDIA”

1. Aquellos en el reino que disfrutan del perdón de los pecados por medio de la sangre de Jesús (Apoc 1:5-6)

2. También obtendrán la misericordia escapando de la justa ira de Dios en el día del juicio (Rom 5:9)

F. «Limpio corazón» (v. 8).

No significa exentos de pecado (1Jn 1.8) si no con la verdad por dentro (Sal 51.6). Significa tener un solo corazón, no dividido entre Dios y el mundo (Mateo 6:24). La palabra "corazón" abarca el intelecto, la voluntad, las emociones, y la conciencia. Es necesario que limpiemos nuestro corazón. El corazón es la fuente de nuestra conducta (los hechos y las palabras). El corazón impuro es la fuente de tentaciones (Sant. 1:14). ¿Cómo se purifica el corazón?. Por la renovación del entendimiento (Rom. 12:2; Efes. 4:23; por la obediencia a la verdad (1 Ped. 1:22) y por revestirnos del nuevo hombre (Col. 3:10).

“ELLOS VERÁN A DIOS”

1. En el presente, los ciudadanos del reino de Dios pueden ver a Dios por medio de su Señor Jesucristo (Jn 14:6-7)

2. Pero en el futuro, verán a Dios cara a cara (Apoc 21:3; 22:3-4).

G. «Pacificadores» (v. 9).

(Tito 3.3). Este verso describe que este mundo está en guerra. ¿Por qué hay guerras en el mundo? ¿Por qué hay esa tensión internacional constante? ¿Qué le pasa al mundo? ¿Por qué ha habido esas guerras mundiales en este siglo? ¿Por qué sigue habiendo peligro de guerra y por qué hay toda esa intranquilidad, desacuerdo y conflictos entre los hombres?

Según esta Bienaventuranza, hay una sola respuesta a estas preguntas —el pecado. Nada más; sólo el pecado. Nos volvemos a encontrar, pues, de inmediato con la doctrina del hombre y con la doctrina del pecado-teología, de hecho. El pacificador ya no es lo que era; esto es teología. La explicación de todos nuestros problemas es la concupiscencia, codicia, egoísmo, egocentrismo, humanos; es la causa de todos los problemas y disensiones, sea entre individuos o entre grupos en una misma nación, o entre naciones. Por ello no se puede comenzar a entender el problema del mundo moderno a no ser que uno acepte la doctrina del Nuevo Testamento respecto al hombre y al pecado, y en este pasaje se nos vuelve a inculcar.

O enfoquémoslo de este otro modo. ¿Por qué hay tantos problemas y dificultades en mantener la paz en el mundo? Pensemos en todas las interminables reuniones internacionales que se han celebrado en este siglo para tratar de conseguir la paz. ¿Por qué han fracasado todas ellas y por qué estamos llegando a un punto en que muy pocos tienen confianza en reuniones que los hombres celebren? ¿Cómo se explica esto? ¿Por qué fracasó la Liga de Naciones? ¿Por qué parece estar fracasando las Naciones Unidas? ¿Qué pasa?

Me parece que hay una sola respuesta adecuada para estas preguntas; y no es ni política, ni económica, ni social. La respuesta una vez más es esencial y primordialmente teológica y doctrinal. Y porque el mundo en su necedad y ceguera no lo reconoce, pierde tanto tiempo. El problema, según la Escritura, está en el corazón del hombre, y hasta que el corazón del hombre no cambie, nunca se resolverá su problema tratando de manipular la superficie.

Los cristianos tienen el evangelio de la paz en sus pies (Ef 6.15), de modo que por dondequiera deben llevar la paz. Esta no es «paz a cualquier costo» (Stg 3.17-18; Heb 12.14). El compromiso es paz, pero los cristianos no deben ser contenciosos al contender por la paz.

“SERÁN LLAMADOS HIJOS DE DIOS”

1. Aún ahora somos llamados hijos de Dios (1 Jn 3:1-2)

2. ¡Cuánto más en el futuro! (Apoc 21:5-7)

H. «Persecución» (v. 10-12).

(2 Timoteo 3.12; 1 Pedro 4.15-16). Note que debemos ser acusados «falsamente». Nunca debemos ser culpables de buscar de manera deliberada la persecución. Si viven vidas piadosas, ¡el sufrimiento vendrá! Note las recompensas: estamos en la misma compañía como Cristo y los profetas, y tendremos la recompensa en el cielo. (Apocalipsis 12:10).

1.- La persecución debe ser por causa de Cristo; 2.- Debe ser que hablen mintiendo; 3.- Tendremos un premio grande en los cielos; 4.- Somos comparados con los profetas.

Texto: Mateo Capitulo 5:13-48

Tema: El Cristianismo Práctico

Título: Obedeciendo al Maestro

I.- INTRODUCCIÓN

Muchas personas piensan que ser cristiano es pertenecer a una religión o a una secta o creer un conjunto de doctrinas. Ser cristiano es creer en la persona de Cristo, entregar la vida a Él y vivir a diario en obediencia a su Palabra.

En los versículos que siguen y durante varios capítulos, Cristo da una serie de enseñanzas sobre la vida que se espera que viva un cristiano, la práctica diaria del cristianismo y la vida de alguien que diariamente se sujeta y obedece al Señor Jesús.

II.- DESARROLLO

1.- Influencia y testimonio del cristiano: (vs. 13-16)

a.- Sal de tierra: (v. 13) La sal preserva de la putrefacción, sazona. Pero me parece que el Señor aquí habla de la influencia del cristiano para ser ente de control de la corrupción y depravación que mina al mundo. Con su vida y predicación el cristiano es instrumento de Dios para que muchos vengan de las tinieblas a la luz, es motivo de que personas detengan acciones malvadas por la presencia de hermano de buen testimonio.

Una persona que vive según los versos 1-12 obligatoriamente se hará sentir en un mundo caído y depravado. Pero Cristo también habla de la sal que pierde su sabor y que se hace inútil. Que triste que en lugar de un cristiano influir al mundo es el mundo quien le influye y cambia; esa persona ya es inútil como agente en las manos de Dios, como individuo que predica el evangelio puesto que ya se hizo insípido. (Lc. 14:34,35)

b.- Luz del mundo: (vs. 14-16) Esta porción nos habla del testimonio del cristiano en el mundo. Es imposible que una persona diga que es un cristiano de buen testimonio y que nadie lo sepa. Testificar es hablar lo que se vio y lo que se escuchó acerca de una persona o un hecho. El cristiano debe iluminar este mundo y mostrar la gracia de Dios que le ha cambiado y que vive ahora diferente al mundo. Sus palabras y vida deben ser un testimonio que motive a otros a glorificar a Dios. No existe el “cristiano de la secreta” (referencia al título de una película cómica). (1Pd. 2:12).

El cristiano debe también mostrar al mundo los peligros que existen como consecuencia del pecado.

2.- Jesús y la Ley (vs. 17-20)

Cristo dice que no vino a quitar la Ley o los profetas sino a cumplir con lo que ambos decían acerca de sí mismo. La Ley tiene una función que aun se cumple hoy: llevarnos las personas a Cristo (Gál. 3:24). Es imposible mirar atentamente a la Ley y no ver nuestra incapacidad para llenar la medida y exigencias de Dios, reconocer nuestra pecaminosidad y no buscar a Jesús; la Ley muestra nuestra pecaminosidad y dependencia de Dios.

Debemos seguir enseñando a nuestros hijos para que aprendan de memoria los Diez Mandamientos y explicárselos. Pero Cristo dice que nuestra vida debe ser superior a la de los religiosos de su época que era sólo formalidad pero perdían el fondo de la Palabra de Dios; Jesús está hablando de santidad. No está hablando de salvación por obras.

3.- El enojo y la ira: (vs. 21-26) Jesús hace referencia al 6to. Mandamiento. Pero el Señor va más lejos que el acto mismo, el enojarse contra un hermano ya constituye un pecado. La expresión Necio quiere decir cabeza hueca. Para Dios la violencia verbal es pecado y si somos honestos, en este instante todos debemos estar pidiendo perdón a Dios. Fatuo es alguien falto de entendimiento, estúpido.

Con respecto al enojo Cristo trazó algunas pautas: 1.- No se debe ofrendar a sabiendas de que alguien tiene algo contra nosotros, hay que reconciliarse primero (23,24); 2.- Hay que ponerse de acuerdo con cualquier adversario antes que ir a juicio, puede haber perjuicio personal (25,26); pero hay un perjuicio mayor y es traer vituperio al nombre de Cristo (1Cor. 6:4-8).

Señalar que cuando aquí dice hermano no se está refiriendo a otro evangélico, la iglesia aun no existía como tal, aquí está hablando de hermano en sentido religioso y aun nacional. El mandamiento es aun más abarcador.

4.- El Adulterio: (vs. 27-30) Jesús hace referencia al 7mo. Mandamiento. Otra vez el Señor hace énfasis en el carácter interno de la Ley, no es sólo cometer el hecho, es también la actitud del corazón.

Codiciar habla del deseo de poseer o apropiarse de algo que pertenece a otra persona, algo ajeno. La codicia es pecado y por lo tanto ya se pecó en el corazón, ya se cometió el pecado en nuestra mente.

Jesús no está llamando a la auto-mutilación porque eso es contrario a las sagradas escrituras y no tiene poder contra los deseos pecaminosos (Filip. 3:2), pienso más bien que Jesús apunta a lo que más adelante enseñaría por medio de Pablo (Ef. 4:22) y habla de lo serio que es el adulterio.

Hermanos, Dios es claro con respecto al pecado sexual, parte del corazón de la persona y debe ser atendido de manera drástica, sin excusas.

5.- El Divorcio: (vs. 31,32) Vea Mat. 19:9; Mr. 10:10-12; Lc. 16:18; 1Cor. 7:10,11.

Jesús aquí hace referencia a Deut. 24:1-4. Los rabinos judíos habían tomado como costumbre el pensar que lo importante de la Ley era el papeleo y olvidaban el fondo. Pensaban que la porción de Deuteronomio les daba libertad para divorciarse por cualquier razón, no había límites.

Otros piensan que lo que Cristo dice en los evangelios se refiere a la época del desposorio y no al matrimonio como tal. Si durante el desposorio se encontraba inmoralidad sexual de inmediato se daría por terminado.

Realmente aquí no dice nada de desposorio u otra circunstancia. Lo que dice Jesús es que la inmoralidad sexual es el único motivo reconocido por Dios para un divorcio. Tampoco dice que el divorcio es obligatorio, puede haber reconciliación.

También se establece que la inmoralidad debe preceder al divorcio. Si dos personas se divorcian por otra razón que no sea inmoralidad sexual deben quedarse sin casar, cualquiera que se case con ellos peca. El que una persona se divorcie por otra razón diferente y luego cometa inmoralidad sexual no justifica que el otro cónyuge se vuelva a casar. La inmoralidad debe ser antes del divorcio y no después del divorcio; si es al revés tal divorcio no es reconocido por Dios y el recasamiento que le sigue es pecaminoso.

Texto: Mateo Capitulo 5:33-48

Tema: El Cristianismo Práctico

Título: Los juramentos y los enemigos

I.- INTRODUCCIÓN

Hoy más que nunca parece necesario tratar de los temas que mencionan los versículos 33 hasta 48 de este capítulo 5 del Evangelio según Mateo. Vemos cómo la humanidad hoy en día trata sus palabras y aun sus acuerdos y contratos. Vemos el nivel de criminalidad, no necesariamente delincuencia, que se está instaurando en nuestro país en donde una persona es capaz de matar a otra por un huevo o un gallo.

En esta porción vemos el jurar, la venganza y el trato para con los enemigos desde la perspectiva o punto de vista de Dios y no de las tradiciones religiosas humanas.

II.- DESARROLLO

1.- Los juramentos: (vs. 33-37) El significado de jurar es: Afirmar o negar algo, poniendo por testigo a Dios, o en sí mismo o en sus criaturas. El término perjurar significa: Jurar en falso. Jurar mucho o por vicio, o por añadir fuerza al juramento.

Aquí el Señor Jesús está recordando Núm. 30:2 y Deut. 23:21,23 entre otros pasajes. Dios no estaba mandando que se hicieran juramentos, lo que estaba diciendo era que si una persona hacía el juramento entonces que lo cumpliera. No confundamos juramento con promesa o voto.

Pero de todas maneras, Cristo dice que no juremos en ninguna manera (v. 34). Cristo dice que nosotros no podemos jurar por cosas que no dependen de nosotros el que sucedan o que no son de nuestra propiedad sino de Dios (vs. 35-37.

Los juramentos eran, y aun son, utilizados para hacer creer que una palabra, promesa o compromiso se cumplirá porque la persona que habla ha dicho que de lo contrario algo malo le puede suceder. Los juramentos son utilizados por personas que saben que carecen de credibilidad, de integridad y que son mentirosas.

Jesús dice entonces cómo debe ser el habla de una persona íntegra, honesta, confiable: Sí, si; no, no (Stgo. 5:12). Añade Jesús que lo que es más de ahí procede de mal y por lo tanto es pecado. Si alguien le habla con juramentos, dude de lo que le diga; algo trama o sabe que usted no conoce.

II.- La venganza: (vs. 38-42) Jesús hace referencia a Éx. 21:23-25, Lev. 24:19,20 y Deut. 19:21. Aquí Dios no estaba motivando la venganza, estaba motivando la justicia, que el castigo nunca fuera mayor que la falta cometida. Es tan así, que Dios creó las ciudades de refugio para evitar que alguien matara a otro antes de que hubiera un juicio (Núm. 35:36, Jos. 20:2-4).

Tenemos dos razones para la no-violencia: Primera: No debemos reaccionar con violencia porque la violencia engendra más violencia. Segunda: El evangelio es el evangelio de la paz y aquellos que lo llevan deben identificarse con él. El precio de la paz es doloroso e incluye soportar un trato injusto.

El versículo 39 hay que entenderlo en el contexto de una ofensa personal o que alguien quiera violar tu derecho personal, habla de renunciar a nuestros derechos (vs. 40-42). Pero aquí no habla de dejar sin castigo al que viola la ley, al delincuente. Dios es claro de que la venganza no debe anidar en nosotros, hay que dejarle a Él que pelee por nosotros (Rom. 12:19).

Jesús presentó cuatro ejemplos de cómo debemos reaccionar ante los que nos ofenden:

1.- Ofrecerse para un segundo golpe. “Al que te hiera en una mejilla, vuélvele también la otra”. Antiguamente cuando se golpeaba con la palma de la mano sobre la mejilla de otra persona, ese hecho se consideraba una gran ofensa. Jesús nos enseñó a recibir ofensas haciéndonos aun más vulnerables. “Ofrecer la mejilla” significaba dejarse basurear. 2.- Evitar a toda costa el pleito, 3.- Hacer más de lo que se nos obliga hacer, 4. Desactivar la agresión con la entrega de lo que se nos pide.

III.- Los enemigos: (vs. 43-48) Cristo los lleva a Lev. 19:18. Pero note que lo de “aborrecer al enemigo” no está en el pasaje, fue un añadido de los líderes de Israel. El prójimo es cualquiera, sea amigo o enemigo, nos ame o no. Los líderes habían hecho una deducción que nunca estuvo en los planes de Dios.

El trato que Dios nos da para con los enemigos es totalmente contrario a la filosofía humana: bendecirles, hacerles bien y orar por ellos; eso abarca todo (Rom. 12:20). Aclaro que usted no debe ser enemigo de nadie, el enemigo aquí se refiere a que la otra persona tiene enemistad contra usted.

Cristo recuerda que si decimos ser hijos de Dios, debemos seguir sus pasos e imitarle en nuestra conducta diaria, Dios tiene amor incondicional para todos los humanos, él tiene favores comunes para la raza humana (v. 45; Sal. 145:9; Jn. 3:16; Ef. 2:3,4); no lo confundamos con la gracia para salvación que sólo aplica a los que se arrepienten y convierten.

El hacer bien a los que nos hacen bien o a nuestros amigos no tiene mérito, eso lo hace cualquier ser humano medianamente inteligente (vs. 46,47).

Pero Cristo va más allá y nos pide que seamos como Dios, algo inalcanzable para un ser humano, nuestro estándar es Dios, nuestra medida a llenar y nuestra meta a cumplir. No son nuestros sentimientos, la filosofía del mundo, lo que nos aconsejen personas pecadoras e inmaduras, es lo que nos compara con Dios (Stgo. 2:8,9).

Muchos conflictos se evitarían en la iglesia, en el trabajo, en todo el accionar humano si viviéramos conforme a los principios divinos y no a lo que nos parece que debe ser o sin acomodar lo que la Biblia dice.

III.- Conclusión

-Resumen

IV.- Aplicación

1.- ¿Cuándo hablas tienes que jurar para que los demás te crean? ¿Eres de fiar cuando hablas?

2.- ¿Tienes pensamientos de venganza en tu corazón? ¿Te has vengado alguna vez sea con un hecho concreto o con las palabras?

3.- ¿Eres capaz de renunciar a tus derechos personales? ¿Tienes la actitud de hacer bien a tus enemigos?

Texto: Mateo Capitulo 6:1-18

Tema: Sinceridad vs. Hipocresía

Título: A Dios le importan tus motivos

I.- INTRODUCCIÓN

A Dios le interesa en gran manera lo que hacemos, pero también le interesan nuestros motivos y actitudes. La porción de hoy presenta tres prácticas que son propias de la mayoría de las religiones, incluyendo la cristiana. Dios reconoce que sus hijos practican el dar limosna, el orar y el ayunar, pero también reconoce que hay maneras, motivos y actitudes pecaminosas e hipócritas a la hora de practicarlas. Estas tres actividades pertenecen al ejercicio o disciplina de una vida piadosa, pero que pueden ser usadas con fines no santos ni piadosos en algún momento o por algunos.

II.- DESARROLLO

1.- El dar limosna: (vs. 1-4) Aquí se habla de hacer justicia, hacer el bien, lo bueno, lo correcto.

a) La actitud incorrecta: (v.1) Hacer el bien para ser visto por los hombres. Cristo nos manda a cuidarnos de hacer lo correcto, el bien a otros, para que los demás tengan una buena opinión de nuestra persona. La advertencia del Señor es que quien tal cosa haga no será recompensado por el Padre, no puede esperar nada de los cielos por lo que haga. Ya recibió el aplauso que buscaba.

En los tiempos de Jesucristo, uno de los deberes religiosos más sagrados que debía realizar todo israelita era dar limosnas. A todo judío se le demandaba que sea justo y, para ser justo debía hacer justicia, y hacer justicia era dar limosna. En el libro de Tobías 12:8-9 dice “Buena es la oración con ayuno, y mejor es la limosna con justicia que la riqueza con iniquidad. Mejor es hacer limosna que atesorar oro. La limosna libra de la muerte y purifica de todo pecado. Los limosneros tendrán larga vida” (Biblia de Jerusalén).

LIMOSNA significa “Lo que se da por amor a Dios para socorrer una necesidad. En griego la palabra es (eleimosúne) que significa “tener compasión de, compadecerse, ayudar al necesitado”. Dice Cristo que al dar algo a una persona para suplir sus necesidades no debemos llamar la atención hacia nosotros o buscar el aplauso de los demás (v. 2). Esa es una motivación propia de los hipócritas, de alguien que usa una máscara y está representando un papel. Jesús recalca que no tendrán recompensa desde el cielo, su recompensa será el reconocimiento humano, que es pasajero y sin provecho eterno.

b) La actitud correcta:(v. 3,4a) Cuando des limosna que sea calladamente, en secreto, sin pregonarlo. Cuando ayudes a una persona necesitada, en lo posible, que no se den cuenta ni siquiera los que estén muy cerca, tan cerca como está la mano derecha de la mano izquierda.

Lo glorioso es que Dios es omnisciente y ve lo que has hecho en secreto y entonces Él te recompensará en público sin que tú tengas que buscarlo. Nunca tratemos de darnos o procurar a nuestra manera lo que Dios dice que Él nos dará.

(Leer Jn. 5:44; Prob. 25:27; Jer. 17:10; 23:24; Apoc. 22:12)

2.- La oración: (vs. 5-15) Jesús da por sentado que la gente ora y por lo tanto Él da directrices o regulaciones precisas sobre tal práctica piadosa.

a) Actitud incorrecta: (v. 5) Amar el orar pero para ser vistos de los hombres; amar el orar en lugares públicos. Cristo dice que esa es una motivación pecaminosa e hipócrita; es una motivación propia de alguien que desea aparentar que es espiritual pero no lo es. No oren para impresionar a los que escuchan la oración, porque esa oración no va dirigida a Dios.

El Señor dice que ya esa es su recompensa, ya esa es la repuesta a su oración: que la gente lo vea, le aplauda y le alabe. Si alguna respuesta recibe es por la misericordia de Dios que tiene beneficios comunes a todos los seres humanos sean cristianos o no.

b) Actitud correcta: (v. 6) Ir a tu aposento, cerrar la puerta y orar al Padre que está allí en secreto. No es que hay lugares especiales para orar y Dios sólo contesta si se ora desde allí, la enseñanza es el orar en secreto. La motivación es que Dios sea quien te vea y te recompense, es estar en su presencia sin el deseo de ser aplaudido o reconocido por los demás humanos. Otra vez recalca que Dios te recompensará en público sin que busques esa recompensa.

Algunas directrices:

1. No usar vanas repeticiones como los gentiles, paganos (v. 7). En el idioma griego se utiliza la palabra (battalogésete) que significa “repetir palabras sin sentido, parlar” “parlotear sin medida”. PALABRERIA significa “abundancia de palabras vanas y ociosas”. En griego esta palabra significa “mucho hablar” u “oraciones largas”.

2. A Dios no hay que decirle las cosas con lujo de detalles como si Él no entendiera y repetirle lo mismo en la misma oración como si Él no hubiera escuchado la primera vez. No se habla aquí de perseverar hasta tener la respuesta y tener peticiones constantes delante de Dios, es el hacerlo en una misma oración.

3. No pensemos que hay palabras especiales y que si no las usas Dios no te va a oir.

4. No usar oraciones memorizadas ya que debemos ser espontáneos con Dios, auténticos, originales.

5. A Dios no hay que vociferarle, Él no es sordo. En la Biblia quienes hacían eso eran los paganos, los adoradores de Baal porque pensaban que no les escuchaba. Observe que Cristo dijo que no fueran como los gentiles o paganos (v. 8). Aun una oración hecha en el pensamiento Dios la sabe, Él escudriña los corazones.

6. No hagas tu devocional privado en público. Cuando te digan que presentes el grupo en oración y la actividad que se va a realizar, circunscríbete a eso.

La oración modelo: (vs. 9-13) a) Reconocer quién es Dios y cuál es el lugar de su habitación; b) Pedir un trato correcto para su nombre, que los hombres sepan que el nombre de Dios no es igual a ningún otro (v. 9); c) Pedir por el establecimiento de su reino; d) Buscar su voluntad y no la nuestra (v. 10); e)Presentar nuestra necesidad material y física (v. 11); f) Pedir perdón por nuestro pecado diario al igual que perdonamos a otros (v. 12; ver Lc. 11:4) Hay una advertencia en los versículos 14 y 15. Aquí no habla de la salvación, es del perdón por los pecados cometidos a diario; g) Pedir que no nos deje caer en circunstancias que nos puedan llevar a pecar.

Al final hay un canto en el cual se reconoce la persona de Dios, se le alaba y adora. Eso es parte del contenido que debe tener nuestra oración diaria y privada.

3.- El Ayuno: (vs. 16-18) Jesús aquí también da por sentado que quienes creen en Dios y le temen también ayunan. La palabra ayuno significa “abstenerse de alimentos”. La Biblia presenta el ayuno como algo que es bueno, beneficioso y esperado. El libro de Hechos registra el ayuno de creyentes antes de hacer decisiones importantes (Hechos 13:4; 14:23). El ayuno con frecuencia va ligado a la oración (Lucas 2:37; 5:33). Creemos casi siempre que el objetivo del ayuno es la falta de alimento. En cambio, el propósito del ayuno debe ser quitar tus ojos de las cosas de este mundo y concentrarte en Dios. El ayuno es una manera de demostrar a Dios, y a ti mismo, que tomas en serio tu relación con Él.

a) Actitud incorrecta: (v. 16) Hacerlo para ser vistos por los hombres. Eso también es hipocresía, es teatro. Austero significa agrio, severo. Los hipócritas de entonces (“actores”) “demudaban su semblante”; es decir, “desfiguraban sus caras” para que todos se enteraran de que estaban ayunando. Por fuentes extrabíblicas sabemos que era costumbre echarse ceniza sobre el rostro para que ante los ojos de los demás no quedara ninguna duda de que quienes tal hacían estaban muy arrepentidos y en ayuno. También esa es su recompensa, que los hombres los vean, los alaben y aplaudan; que no esperen algo de Dios por ello.

b) Actitud correcta: (vs. 17,18). Jesús dice que se perfume y lave su rostro para que los demás no se den cuenta de que ayunan (v.17). El ayuno debe ser un secreto entre Dios y la persona que lo practica (v 18a). Nuevamente Jesucristo nos dice que todo lo que hacemos para buscar intimidad con Dios, su reconocimiento solamente y no alabanzas de los hombres tendrá una recompensa pública. Lo que Dios hará en público es su problema, no el nuestro. (Ver el verdadero ayuno: Is. 58:5-7)

III.- CONCLUSIÓN

-Recapitular

III.- APLICACIÓN

1. ¿Das limosna? ¿Lo pregonas o sólo lo saben tú y la persona a quien le has dado?

2. ¿Al orar cuáles son tus motivaciones? ¿Aplicas estos principios de Mateo 6?

3. ¿Cuáles cosas debes cambiar al orar?

4. ¿Ayunas? ¿Cuando ayunas lo dices a todos para que vean lo espiritual que eres?

5. Si no ayunas: ¿Cuándo comenzarás a hacerlo?

Texto: Mateo Capitulo 6:19-34

Tema: Las riquezas y el afán

Título: No te afanes por lo material

I.- INTRODUCCIÓN

Hay muchas cosas que pueden contribuir a que un cristiano se descarrié, que se rompa un matrimonio, que la relación con los hijos sea desastrosa o que se tomen decisiones fatales; pero hay dos elementos que de manera clara y sin lugar a dudas dan como resultado todo lo anterior. Tales elementos son: la búsqueda de riquezas materiales y el afán por conseguir cosas pasajeras.

Cristo tiene en el pasaje de hoy varias advertencias relacionadas una con las otras. El prestar atención a estas instrucciones y advertencias nos puede guardar de destruir las cosas verdaderamente importantes para Dios y nosotros.

II.- DESARROLLO

1.- Tesoros terrenales: (19-21; Luc. 12:32-34) El diccionario lo define como: Persona o cosa, o conjunto o suma de cosas, de mucho precio o muy dignas de estimación. Pero en el versículo 21 Cristo nos da una definición de tesoro: Es todo lo que conquista y ocupa tu corazón.

Cristo lo que nos enseña es a no poner las cosas materiales como lo más preciado y estimado por los que creen en Dios. Las cosas materiales y terrenales no deben ser lo más importante para nosotros. Lo material no debe conquistar nuestro corazón, no debe ser lo que más ocupe nuestro pensamiento, no debe ser lo que defina nuestro modo de vida.

Los tesoros materiales pueden ser dañados por la polilla, por el orín (herrumbre, óxido rojizo) y hurtado por los ladrones. (Minar: perforar la pared, abrir o entrar por la fuerza). No es sabio aplicar el corazón a ello, dedicarlo a lo material, en cualquier momento desaparece.

Jesús por el contrario dice que debemos hacer tesoros celestiales que son eternos: no pueden ser dañados, no se corrompen y tampoco pueden ser hurtados. Debes tener como prioridad las cosas celestiales, eso debe ser lo más preciado para ti, a ello debes dedicar tu corazón, lo celestial debe ser lo que conquiste tu corazón. Lo más preciado y estimado debe ser lo que pertenece al cielo, a la vida y a la piedad. Tus tesoros indican como anda tu corazón.

Si amamos a Dios y realmente valoramos nuestro depósito en el cielo, no cabe duda que trataremos de incrementarlo más y más. Si, por el contrario, valoramos más nuestras posesiones aquí en la tierra, haremos lo que hace todo el mundo: hacer tesoros aquí en la tierra.

2.- La lámpara del cuerpo: (vs. 22,23; Luc. 11:33-36) Los ojos funcionan en base a la luz, son los que le indican al cuerpo por dónde ir, qué evitar, qué obstáculo hay, cuál persona extraña debe evitar, qué posible accidente se puede producir y tomar otra vía. Pero si el ojo está dañado, el cuerpo no podrá evitar los peligros ni ver lo bueno que pueda haber.

La palabra que se traduce por “bueno” es (apolous) significa “sano, saludable, sin visión doble, generoso.” Pero Jesucristo está hablando de la visión espiritual. Cristo está hablando de la corrupción interna de la naturaleza caída y pecaminosa. Los ojos son como las ventanas por donde mira el alma. Si esas ventanas están limpias todo se verá luminoso pero si están oscuras o sucias todo se verá negro.

Si tu visión espiritual está empañada por la duda, el rencor, el chisme, por pecado no confesado y abandonado, por lo que pertenece a la vieja naturaleza entonces tu idea de las cosas que te rodean será equivocada. Es parecido al refrán “depende del color de los cristales con que se mire”. El color tiñe nuestra visión y aunque veamos lo mismo que ven los demás, interpretaremos los hechos de manera diferente.

3.- Los dos señores: (v. 24; Luc. 16:13) No se puede tener dos señores, dos amos, dos personas que controlen tu vida. Uno de los dos amos tendrá más control sobre ti que el otro. Uno será más estimado y apreciado que el otro, uno será amado y el otro aborrecido.

En el caso particular del pasaje, no es posible servir a Dios y a las riquezas. Siempre la riquezas saldrá ganando y Dios será sacrificado en el corazón. Vemos aquí que no se trata de tener o no más de un patrón, o más de un trabajo, sino que nadie puede tener dos lealtades. Por un lado Dios nos pide toda nuestra lealtad “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. Pero por otro, nuestro deseo de poseer más y más nos consume la vida de tal manera que las cosas de Dios quedan en segundo lugar. Por eso Jesús le da un nombre a las riquezas: “Mammón” y significa “hacienda, objetos valorables en dinero, ganancia” e incluye emociones tales como “amor y aborrecimiento, estima y menosprecio”. El que ama a Mammón le cuesta ser generoso, dadivoso porque quiere tener más y más, sin embargo, el que ama a Dios, ama también a sus hermanos.

Hay una enseñanza clave en 1 Timoteo 6:6-10, 17-19. Aquí indica cuál debe ser nuestra riqueza y tesoro. Lo celestial debe ser siempre nuestro mayor deseo y prioridad.

4.- El afán y la ansiedad: (vs. 25-34; Lucas 12:22-31) Jesús nos manda a no afanarnos por las cosas de la vida (vs. 25,31) Afanarse viene de AFAN que significa: “Trabajo excesivo, solícito y con congoja. 2. Anhelo vehemente. (Griego: merimnao “preocuparse, afanarse, tener cuidado”. Significa también “estar dividido”).

Cristo pone de ejemplo las dos cosas que más ocupan la mente y el corazón de los humanos: el alimento y la vestimenta.

a) El alimento: (v. 25a) Cristo nos manda a no acongojarnos y a no tener un corazón cargado por lo que comeremos. El Señor no nos está diciendo que no trabajemos, está diciendo que no nos afanemos, que evitemos los excesos en la búsqueda del alimento.

Cristo pone de ejemplo lo que Dios hace por las aves (v. 26). Nos dice que valemos más que las aves para Dios y que si a ellas las alimenta a nosotros también (26b).

b) El vestido: (v. 25b) Tampoco debemos mortificarnos y dejar que nuestro corazón peque por causa del vestido.

Cristo pone de ejemplo lo que Dios hace por los lirios y la hierba (vs. 28-30). Si el Padre celestial hace tal cosa por una hierba o un lirio, a nosotros hará mucho más (v. 30up).

Hay varias cosas que debemos aprender:

1.- Dios nos atiende y trata mejor que a la naturaleza;

2.- La vida vale más que el alimento y el cuerpo más que la ropa (v. 25up);

3.- Hay cosas que no podemos controlar (v. 27);

4.- No debemos comportarnos igual que los incrédulos (v. 32a);

5.- Dios conoce todas nuestras necesidades (v. 32b);

6.- Busquemos primero el reino de Dios y su justicia (v. 33);

7.- Ocupemosnos de resolver hoy los problemas de hoy (v. 34). Aquí no se habla en contra de hacer planes, está hablando de vivir con anticipación y ansiedad, afanado por el futuro incierto que pertenece sólo a Dios.

III.- CONCLUSIÓN

No se haga tesoros en la tierra, hágalos en el cielo. Cuide su visión espiritual, límpiela con la Biblia. Haga de Dios su Señor, no a las riquezas. No se afane por las cosas materiales y terrenales.

IV.- APLICACIÓN

1.- ¿Dónde está tu tesoro? ¿A está tu corazón?

2.- ¿Tu visión espiritual está controlada por la Biblia o por el viejo hombre?

3.- ¿Quién es tu amo: Dios o las riquezas?

4.- ¿Vives afanado y controlado por las cosas de la vida? ¿Dependes de la provisión de Dios o de tus líos económicos?