15 octubre 2012

Hombres y Tiempos peligrosos

Texto: 2 Timoteo 3:1-9

Tema: Los hombres de los últimos tiempos

 

I.- INTRODUCCION

El apóstol Pablo le dice a Timoteo que además de las cosas que ya él le había enseñado, debía tener conocimiento de otras, que no podía ignorarlas. Hoy debemos también tener conocimiento de esas cosas, de tal manera que no nos tomen desprevenidos.

Pablo le habla de algo que acontecerá un tiempo más lejos, no quizás en ese momento, sino al final, postrero. ¿A qué se refiere la advertencia del apóstol? A que se acercarían tiempos difíciles, furiosos, que tenderían a reducir la fortaleza de la Iglesia, porque los hombres de esa época tendrían características que harían que el tiempo, la época fuera peligroso.

II.- DESARROLLO

1.- Amadores de sí mismos: egoístas, que sólo busca su propio bien. Hoy se habla de la autoestima, realmente Dios no promueve tal cosa. No mal interpretar Lev. 19:18; Mat. 19:19; Rom. 13:9 y otros; la idea en tales pasajes es que se debe amar y tratar al prójimo como si él fuera tú mismo.

2.- Avaro: Que ama la plata (dinero). Recuerde la advertencia bíblica: 1 Tim. 6:10

3.- Vanagloriosos: jactancioso, fanfarrón, altivo. Que hace gala de sus logros.

4.- Soberbios: Que aparece por encima de otros, que está por encima de otros. Los mira desde arriba.

5.- Blasfemos: Habla impía contra Dios, maldiciente.

6.- Desobedientes a los padres: Impersuadible (impersuasible), contumaz, rebelde. (Éxodo 20:12)

7.- Ingratos: Sin agradecimiento. Tal persona piensa que merece cualquier cosa buena que se le pueda dar o hacer.

8.- Impíos: Malvado, perverso, irreverente.

9.- Sin afecto natural: De corazón duro hacia sus parientes.

10.- Implacables: Sin tregua. Que no hace las paces (1 Cor. 13:5)

11.- Calumniadores: (Diábolos) Que actúa como Satanás. Falso acusador.

12.- Intemperantes: Impotente, sin control propio. Es alguien que no tiene poder espiritual y que cede a sus deseos pecaminosos.

13.- Crueles: Salvajes, fieros. Personas que no han sido domadas, se comportan como animales.

14.- Aborrecedores de lo bueno: No amantes de lo bueno, hostil a la virtud. Hoy parece que mientras más vulgar es una persona o cosa, mejor cae a la sociedad.

15.- Traidores: Entregador, que choca las manos con el enemigo.

16.- Impetuosos: Que cae hacia adelante, de cabeza, arrebatados, temerario, irreflexivo. Alguien que no mide las consecuencias de lo que dice o hace.

17.- Infatuados: Envueltos en humo, inflado con arrogancia, envanecidos.

18.- Amadores de los deleites más que de Dios: Aman el placer en un grado mayor que a Dios o en lugar de Dios.

19.- Tendrán apariencia de piedad: (v.5) En la forma parecerá que temen a Dios. Estas personas piensan o quieren hacer pensar que son cristianas. Estarán dentro de la iglesia, pero rechazarán el poder milagroso de una vida temerosa de Dios, entrenada en las virtudes de la Gracia.

Una característica de los hombres de los últimos tiempos es que atrapan, capturan a mujeres que quieren vivir conforme a sus concupiscencias (codicias, pasiones, lo prohibido) y no conforme a la Palabra de Dios, a la sana doctrina. (v. 6) Esas mujeres carecen de discernimiento y entendimiento espiritual (v. 7).

Aparentan ser cristianos pero resisten, se oponen, contradicen y se paran contra la verdad; depravados, pervertidos en su mente, en su entendimiento, en su pensar; reprobados, indignos en cuanto a la fe, en lo concerniente a la vida cristiana (v. 8).

Pero Dios detendrá el avance de ellos, los pondrá en evidencia y todos sabrán quienes son en verdad. (v. 9)

III.- CONCLUSIÓN

No debemos ignorar estas cosas, como Timoteo, es necesario que las sepamos para que estemos apercibidos y no nos dejemos sorprender por tales personas en la iglesia. Han existido desde el inicio de la Iglesia y estarán en medio de ella hasta el final.

Es bueno entender que no todo el que dice que es cristiano realmente lo es, no todo el que dice “Dios te bendiga” es cristiano, no todo el que dice “Amén o Gloria a Dios” es hijo de Dios. A veces tenemos toda la evidencia bíblica de que alguien no ha nacido de nuevo, pero por emocionalismo o conveniencias personales preferimos cerrar los ojos y dejarlo actuar a sus anchas en medio del pueblo de Dios; peor aún, los ponemos en posiciones de autoridad, lo cual es criminal y destructivo y sirve para tropiezo de muchos.

IV.- APLICACIÓN

Es bueno que analices tu carácter, no tu trabajo en la iglesia, no tus “buenas intenciones”, no tus palabras huecas y vacías.

Asegúrate que has nacido de nuevo, que Cristo es tu Salvador y tu Señor, que eres ciudadano del reino celestial y un verdadero hijo de Dios.

Predicador: José Amado Silvestre Marte

Lugar: Templo Primera Iglesia Bautista Dominicana, Hato Mayor del Rey

Fecha: 14 de octubre de 2012 (Culto Nocturno)

07 octubre 2012

Practicando mi cristianismo

Texto: 1Pedro 2:11-25

Tema: Cristianismo Práctico

I.- INTRODUCCIÓN

A quién se dirigió la epístola en 1:1,2. Hacer un resumen o síntesis de los versículos anteriores del capítulo 2. Si es posible, incluir también el capítulo 3.

II.- DESARROLLO

1.- Restringiendo los deseos carnales: (v. 11) Note la palabra “Amados” (Agapêtoi), expresión de amor. Pedro les rogaba, les suplicaba, exhortaba, alentaba y animaba. Ellos eran extranjeros y peregrinos (expatriados) de hecho, como vimos en 1:1, pero espiritualmente también lo eran por ser ciudadanos del reino celestial (2:9,10). Los cristianos debemos vernos como extranjeros residentes, como gente que huye del mundo y ha recibido asilo y residencia en otra nación.

Pedro les rogaba que se abstuvieran (se restringieran a sí mismos, se apartaran) de los deseos (codicias, concupiscencias y pasiones) carnales (animales, irregenerados, materiales, humanos). La razón a la que apela Pedro, inspirado por Dios, es que esos deseos batallan (militan, están en campaña militar, pelean, se oponen) al alma. Quieren estorbar y/o destruir la obra que Dios ha hecho en nosotros, en tu corazón. Dios quiere santidad y los deseos carnales pecado.

2.- Teniendo buen testimonio: (v. 12) Esos cristianos estaban dispersos entre gentiles (no judíos) y se les exhorta, anima y alienta a mantener (tener, sostener, conservar, estimar) una buena (hermosa, valiosa, virtuosa, recta, honrada) manera de vivir (conducta, comportamiento) entre esos gentiles. Es algo más allá de lo que se cree, es practicar lo que se dice creer.

La razón que les da el Señor por medio de Pedro es quizás difícil de entender para los cristianos de esta época. Los cristianos de la época en que se escribió esta carta eran perseguidos, huían por todo Israel y aun se iban a otras naciones, estaban viviendo entre gentiles y eran la minoría. Pero aun en esas naciones se murmuraba de ellos y eran tenidos por malhechores (criminales, traidores).

Pedro les dice que tuvieran buen testimonio para que, aunque en el presente fueran víctimas de murmuración y acusaciones, su estilo de vida sirviera para que los demás glorifiquen a Dios, cuando les visiten (episkopé) (supervisen, inspeccionen) los obispos, los superintendentes y consideren (observen, sean testigos oculares, inspeccionen) las buenas obras (hechos, acciones, trabajo).

3.- Someterse a las autoridades: (vs. 13-16) Es interesante la expresión “Por causa del Señor”, esa frase controla todo lo que sigue en el capítulo y aun en el resto de la carta. La palabra causa denota el canal de un acto, lo que significa es: Por medio del Señor, A través del Señor. La idea es: “Yo voy a hacer tal o cual cosa dependiendo de Cristo y no de mis propios deseos”. Yo vivo por medio de la vida de Cristo, no de mi naturaleza pecaminosa. Yo voy a hacer esto y aquello y la gente no me va a ver, sino va a ver a Cristo. (Gálatas 2:20)

Debido a lo anterior Pedro les dice que deben someterse (subordinarse, estar bajo las autoridad, obedecer) a toda institución humana (de origen y creación humana). En este versículo no se está hablando de líderes eclesiales. La autoridad de una persona no está en el uniforme, en el arma u otra cosa, su autoridad depende de la institución que representa, del sistema de gobierno que representa.

El “por qué” lo expresan los versículos 15 y 16:

1. Es la voluntad de Dios: su determinación, su elección, su propósito, su decreto y lo que le agrada;

2. Porque haciendo lo bueno hacemos enmudecer, callar y le ponemos un bozal a la ignorancia de los insensatos (sin sentido, i.e. estúpido, ignorante, egotista, imprudente, o (moralmente) incrédulo:-indocto, insensato, loco, necio);

3. Porque aunque somos libres (no esclavos) en Cristo, no debemos ser como aquellos que tienen la libertad como pretexto (una cubierta, un medio tras el cual esconderse, excusa) para hacer lo malo (maldad, malicia);

4. Por el contrario, debemos comportarnos como siervos de Dios (esclavos, criados, en sujeción).

III.- CONCLUSIÓN

Las demandas de Dios para cristianos que huían de las persecuciones, son las mismas para nosotros que gozamos de libertad para practicar la vida cristiana. La vida cristiana va mucho más allá del momento de la salvación, es un estilo y modo de vida que acaba con la muerte. Hoy muchos se llaman cristianos, pero muy pocos viven como tales, conforme a la voluntad de Dios.

IV.- APLICACIÓN

Si no estás viviendo como Dios demanda, decreta y exige, es hora de que medites si en verdad has nacido de nuevo, si en verdad eres un hijo o una hija de Dios. Si tu actitud no es de obediencia a Dios, entonces debes acudir a Él de rodillas, en humillación y pedirle que te haga un cristiano o cristiana; si ya eres cristiano entonces pídele a Dios que el Espíritu Santo te haga cada día más obediente a la Palabra de Dios y menos acorde con tus deseos.

Predicador: José Amado Silvestre Marte

Lugar: IBDE en Hato Mayor del Rey

Fecha: 07 de Octubre de 2012