10 abril 2010

La pareja prudente

La casa y las riquezas son herencia de los padres;  Mas de Jehová la mujer prudente. Pro 19:14

La preocupación de muchos cristianos hoy en día es por cosas materiales, algunas que son legítimas a los ojos de Dios, pero que a la larga no son las que más satisfacciones producen o que más honran a Dios.

Una de las decisiones más importantes en la vida de un hombre o una mujer es el escoger pareja; si se hace bien es una bendición, si se hace mal una maldición.

¿Cómo nos aseguramos que estamos tomando la decisión correcta? Dependiendo de Dios y su sabia dirección por medio de su Espíritu Santo. Una buena esposa, tanto como un buen esposo, son un regalo que viene de Dios. El verso que encabeza esta meditación nos habla de una mujer prudente.

Existen muchos jóvenes en las iglesias que están saltando de pareja en pareja, de novio en novio, de novia en novia. No están dependiendo de la dirección divina, están viviendo conforme a los deseos de la carne y de lo que gusta a sus ojos. Luego se quejan de que no tienen buenos esposos o buenas esposas; al final terminan casándose con cualquiera para no pasar su vejez solos.

Depende de Dios en este aspecto tan importante de tu vida. Al final saldrás ganando y darás la gloria a Dios. Tendrás una familia, que aun teniendo problemas, los enfrentará a la manera divina porque así inició: buscando la voluntad de Dios.  Dios te bendiga.

José Amado Silvestre M.